El poeta, periodista y escritor argentino Juan Gelman falleció esta tarde a los 83 años en la Ciudad de México, donde residia desde hace más de 20 años.

Nacido en Buenos Aires el 3 de mayo de 1930, Gelman Participó de la creación del grupo El pan duro, el cual reunía a jóvenes militantes comunistas. El primer fruto de dicha agrupación fue el libro Violín y otras cuestiones.

Como periodista, colaboró con diarios y revistas tales como La Opinión, Panorama, Crisis y Noticias, ocupando cargos que iban desde director hasta jefe de redacción.

En 1967, durante la dictadura militar autodenominada Revolución Argentina (1966-1973) se integró a la organización guerrillera recién formada Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR), de orientación peronista-guevarista, que realizaban acciones militares y políticas contra ese gobierno. A fines de 1973 pasó a integrar la organización guerrillera Montoneros, de orientación peronista, a raíz de su fusión con las FAR.

En 1975, Montoneros lo envió al exterior para hacer relaciones públicas y denunciar internacionalmente la violación de derechos humanos en la Argentina, durante el gobierno de Isabel Perón (1974-1976). En esa misión se encontraba cuando se produjo el golpe de estado del 24 de marzo de 1976.

Salvo una breve entrada clandestina a la Argentina en 1976, Gelman permaneció exiliado en el exterior residiendo alternativamente en Roma, Madrid, Managua, París, Nueva York y México y trabajando como traductor de la Unesco.

Ganador de grandes premios literarios como el Cervantes, el Boris Vian y el Pablo Neruda, Gelman sufrió el secuestro de su hija Nora Eva, y la desaparición de su hijo Marcelo Ariel y de su nuera María Claudia Iruretagoyena, quien dio a luz en cautiverio a su nieta Macarena, con la que finalmente se reencontró en el 2000. 

Ganador de grandes premios literarios como el Cervantes, el Boris Vian y el Pablo Neruda.

Tras el retrorno a la democracia, continuaron abiertas en Argentina causas judiciales en las que se investigaban supuestos homicidios y otros delitos imputados a Montoneros, en las que tenía orden de captura, por lo cual Gelman no regresó al país y se mantuvo en el exilio.

Finalmente, fue indultado por el presidente Carlos Menem, junto a otros 64 ex integrantes de organizaciones guerrilleras y a los militares acusados de violaciones a los Derechos Humanos. Juan Gelman rechazó la medida y protestó públicamente contra ella a través de una nota publicada en el diario Página/12. "Me están canjeando por los secuestradores de mis hijos y de otros miles de muchachos que ahora son mis hijos", escribió en esa oportunidad.

En cuanto a su vida literaria, en 1980 publicó el libro Hechos y relaciones, al que le siguieron Citas y comentarios, Hacia el Sury Bajo la lluvia ajena.

En la década del 90 publicó Salarios del impío, La abierta oscuridad,  Dibaxu y Ni el flaco perdón de Dios/Hijos de desaparecidos, en coautoría con su esposa Mara La Madrid.

En la primera década del siglo XXI publicó Valer la pena, País que fue será, Mundar y De atrásalante en su porfía. Su libro más reciente es El emperrado corazón amora, publicado en 2011.