El gobernador de Neuquén, Jorge Sapag, negó que el gobierno nacional lo haya convocado para una reunión con el fin de estudiar la posible aplicación de lo que se da en llamar "dólar petrolero" y agregó: "A los trascendidos yo los trato como tales, no hay nada oficial".

"Creo que el Gobierno explora alternativas, trata de ver cómo manejar variables para que no se le escapen hacia una situación de desequilibrio en la economía", puntualizó el mandatario provincial y destacó que, para él, "la solución no pasa sólo por el precio del combustible, hay que ver el precio del acero, del cemento, del hierro, de la carne, de la harina, los autos, los camiones".

En ese sentido, se mostró contrario a que se pesifique el valor del petróleo, "porque nosotros tenemos las regalías dolarizadas para garantizar nuestros créditos internacionales", aseveró.

Sapag consideró que el país tiene que "incentivar la producción local" y "analizar que un precio diferencial alejaría inversiones por 6.000 millones de dólares en 2014 en Neuquén".

"Necesitamos un precio internacional que garantice inversiones", explicó Sapag y se explayó diciendo que "hoy la cuenca neuquina tiene un valor de petróleo de 80,83 dólares; el valor internacional es de unos 100 dólares, del petróleo WTI (West Texas Intermediate). Si Argentina tuviera que importar petróleo, como no hay disponible WTI, debería pagar Brent, a 110 dólares".

En el mismo sentido, consideró que el país tiene que "incentivar la producción local" y "analizar que un precio diferencial alejaría inversiones por 6.000 millones de dólares en 2014 en Neuquén".