Nota de Tiempo Argentino

Terreno de prolongadas batallas dialécticas entre empresarios, políticos y sindicalistas, el salón de reuniones Peteribí, ubicado en el primer piso del edificio de la Unión Industrial Argentina (UIA), no alborotó ayer los pasillos de la entidad con gritos, ni quejas, ni pases de factura. Los que estaban adentro, todos pesos pesado de los gremios industriales de la CGT que conduce Antonio Caló y de la UIA comandada por Héctor Méndez, decidieron abordar temas candentes de la actualidad sin mostrarse los dientes. Tras señalar que "el encuentro fue positivo", Caló destacó que "las charlas se basaron en defender el modelo industrial, en que la industria siga creciendo y en que los trabajadores mantengan el poder adquisitivo para poder llenar el changuito en el supermercado".

Por más de dos horas, se discutió la problemática de la inflación, el desarrollo de las discusiones paritarias, y las maneras de preservar el empleo manteniendo un mercado interno fuerte. En este contexto, se conformó una mesa de trabajo conjunto para analizar la actualidad de los sectores, siendo el próximo encuentro en 15 días, en la sede de uno de los gremios cegetistas.

Con los sindicalistas de un lado de la mesa, y los empresarios del otro, inauguró el juego el anfitrión Héctor Méndez y el líder de la UOM, Antonio Caló, le siguió, abriendo la partida a las posiciones de los presentes. Unos minutos antes, tanto Caló como el gremialista textil Jorge Lobais tuvieron un breve cruce de palabras con el "Vasco" José Ignacio de Mendiguren, en el que aclararon los tantos sobre las declaraciones del hoy diputado por el massimo respecto a paralizar las paritarias. "Le dije que para preservar el mercado interno, el laburante tiene que tener plata en el bolsillo, y que eso se hace con paritarias", explicó Lobais a Tiempo Argentino y graficó que "las paritarias se discuten a muerte, y ellos lo saben bien".

Esa lectura fue la que, con matices, recorrió las dos horas de reunión. La camaradería entre los presentes, particular en el preludio de unas paritarias que serán complejas, borró las especulaciones numéricas del escenario, y ganó terreno la cautela. "En estos momentos difíciles todos tenemos que poner responsabilidad, no hay que tirar números, hoy, más prudentes que nunca", dijo a este diario Juan Carlos Sacco, líder de la Federación de Industriales Gráficos (Faiga) y vicepresidente de la UIA. Promediando la reunión, tanto Caló como Méndez habían mencionado la palabra "responsabilidad" para referirse a la pelea por la recuperación del salario. "Esto no se planteó como una paritaria abierta, fue una reunión como las muchas que tendremos”, explicó Daniel Funes de Rioja, titular de la cámara alimenticia Copal y otro de los referentes empresarios. "Las paritarias exageradas son síntomas de desborde", expresó Funes en la reunión, con su habitual moderado pero punzante. Y lo replicó enérgico pero sin ir al límite Oscar Romero, la mano derecha de Ricardo Pignanelli en el gremio de mecánicos.

"Una cosa es un desborde y otra pelear por lo que corresponde", le espetó el dirigente de SMATA presente en la reunión. Un rato después, y atareado justamente en la definición de los salarios, dejó la sala el vicepresidente de la Asociación de Industriales Metalúrgicos (ADIMRA), Juan Carlos Lascurain. Otro de los preocupados por los salarios en su sector fue el titular de FIAT Argentina y de la Asociación de Fabricantes de automóviles (ADEFA) el ítalo argentino Cristiano Ratazzi. Caló fue más al hueso y pidió "responsabilidad y cordura" porque "cuando se tiran cifras, después son aprovechadas por los formadores de precios para remarcar". En el encuentro Caló hizo referencia a los especuladores, ante la atenta mirada de Adrián Kauffman Brea, de Arcor, una de las empresas más cuestionadas e investigadas por el gobierno por supuestos incumplimientos de abastecimiento en el programa Precios Cuidados. Quizás, la segunda parte de la reunión fue la más atractiva, cuando justamente la tensión de precios se puso sobre la mesa.

"No es justo que se le cargue a un solo sector la responsabilidad de la inflación", dijo Méndez en declaraciones a la prensa y aseguró que "es un poco responsabilidad de todos: de los empresarios, del gobierno y de los políticos". Sacco aseguró en este marco que "tenemos que estudiar la manera de bajar la inflación". El empresario propuso que cada grupo de economistas de UIA y la CGT evalúen propuestas para contribuir en la baja de precios, en línea con el reconocimiento de Méndez respecto a que la inflación no tiene una sola causa. "Hay que ver qué pasa en cada sector, iremos aflojando tensiones y para mantener este proyecto industrial, es necesario tratar de que la inflación vaya bajando".

Metalúrgicos, con compensación

Se reunieron ayer las cámaras de empresarios metalúrgicos con referentes de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), para discutir el adelanto de $ 1400 que habían tratado la semana pasada. Se trata de una suma extraordinaria, una compensación de la paritaria del año pasado. Si bien no llegaron a un acuerdo, fuentes del encuentro dijeron a Tiempo que hubo avances considerables y que el 7 de marzo se va a rubricar una decisión. Camima, Afarte, ADIMRA, AFAC, y Fedehogar participaron del encuentro.

"En estos momentos difíciles todos tenemos que poner responsabilidad, no hay que tirar números, hoy, más prudentes que nunca."

Juan Carlos Sacco
Empresario gráfico

"Para preservar el mercado interno, el laburante tiene que tener plata en el bolsillo. Y eso se hace con la herramienta que otorga la paritaria."

Jorge Lobais
Gremio de los Textiles

"Esto no se planteó como una paritaria abierta, hemos hablado del tema pero sin condicionamientos. Pero los desbordes son malos."

Daniel Funes de Rioja
Titular de la Copal

Cavalieri pide anticipo de $ 1000

Ayer por la tarde, el secretario general de la Federación Argentina de Empleados de Comercio y Servicios (FAECYS), Armando Cavalieri, se entrevistó con el presidente de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), Osvaldo Cornide, para solicitarle un aumento de $ 1000 por mes no remunerativo a cuenta del Convenio Colectivo de Trabajo que se discutirá en abril próximo.

Desde el sector empresario dijeron a Tiempo Argentino que analizarán la propuesta elevada por el sindicato pero se negaron a confirmar la inminencia de un acuerdo. "Lo vamos a estudiar", explicaron.