Nota de Tiempo Argentino

Con el objetivo de ampliar la oferta de proveedores del Programa Precios Cuidados, la Secretaría de Comercio evalúa el ingreso al plan de proveedores alternativos a las grandes marcas. En las últimas semanas, los supermercados del interior y los comercios de propietarios orientales acercaron diferentes listados de firmas que producen desde artículos de limpieza hasta carne y embutidos. Muchas de las cuales son fábricas recuperadas por los trabajadores, que quebraron en plena crisis de 2001 y se pusieron de pie gracias al compromiso de los propios empleados y respaldo estatal.

En un detalle al que accedió Tiempo Argentino, aparecen cerca de 20 cooperativas de todo el país, entre ellas Cooperativa de Trabajo La Nueva Esperanza (Grissinópoli). La firma, que produce en Capital Federal grisines y panificados, fue uno de los emblemas junto a la textil Brukman del movimiento de fábricas recuperadas. Grissinópoli, que se auto-gestiona desde 2002, vende productos en Buenos Aires, Mendoza, Santa Fe, La Pampa, Corrientes, Entre Ríos y el Chaco. Este nivel de penetración federal de la oferta de estas cooperativas es una de las premisas del gobierno para llegar con precios bajos a lugares donde las cadenas no acceden por bajo margen.

Así, aparecen en el listado la Cooperativa Cañada Rosquín, que produce en Santa Fe jabones y productos de limpieza; y Cooperativa Agrícola Colonia Liebig. Localizada en Corrientes, esta última produce yerba de las marcas Playadito y Mbareté, y arroz. La yerba mate será uno de los productos nuevos con más penetración, ya que la demanda fue alta y hay sólo una variante de las grandes marcas, la yerba Amanda. Otro de los que aportará yerba es la cooperativa Río Paraná, radicada en Misiones. Entre otras recuperadas aparecen la Cooperativa Burbuja Latina, que produce en Caballito todo tipo de productos de limpieza. Y la Cooperativa La Ciudad, que fabrica los lácteos Montecastro. La firma entró en quiebra en 2001. El síndico empezó a negociar los subsidios de desempleo, momento en el cual se empezó a pensar la cooperativa, que en octubre de 2003 logró la expropiación definitiva de las instalaciones y maquinarias. Los dueños anteriores, la familia Del Valle Murua, se hizo conocida por la marca de muzzarella Séptimo Barón, que venden hoy y hasta exportan.

"La yerba mate será uno de los productos nuevos con más penetración, ya que la demanda fue alta y hay sólo una variante de las grandes marcas, la yerba Amanda"

Por su parte, la Cooperativa Pasta Sur aportará fideos de los que produce en su planta de Quilmes. Para aportar caldos dietéticos, se sugirió a la Cooperativa Safra, que produce la marca Caldiet. Y hay hasta frigoríficos recuperados, como es el caso de Torgelón 58, que fabrica en Villa Mitre embutidos, jamón y chorizos frescos. Otro de los nombres emblemáticos que ahora son recuperadas es el de la Cooperativa Vivise, que produce los dulces y chocolates Arrufat. Esta marca fue acercada por los comercios chinos.

Luego de una quiebra fraudulenta y préstamos no pagos para la compra de maquinaria, la empresa que fabricaba los jugos Suin se transformó en recuperada bajo el nombre de Cooperativa Citrus. Será una de las que aportará bebidas. Al igual que la Cooperativa La Mocita (tapas de tarta y empanadas producidas en Villa Devoto); Cooperativa La Riojana (vitivinícola); Cooperativa Prosol (productos fruti-hortícolas deshidratados en la Quebrada de Humahuaca); Fe.Co.Vit.A. Cooperativa Limitada; Fecoagro, que fabrica dulces y conservas en San Juan; y Productores arroceros de Villaguay, en Entre Ríos.