El informe analiza el impacto de la devaluación en el mercado de trabajo y desmiente versiones sobre un una ola de suspensiones y despidos, proceso que derivaría en una destrucción masiva de fuentes de trabajo.

El estudio afirma que “de acuerdo a la información relevada por la Encuesta de Indicadores Laborales (EIL), que analiza mensualmente la dinámica del empleo formal en más de 2.300 empresas localizadas en 8 centros urbanos del país, la cantidad de trabajadores registrados en el sector privado se mantuvo constante en enero de 2014 y, solo presentó una leve disminución en el mes de febrero (último dato relevado).

Un aspecto relevante es que, a pesar de las visiones alarmistas, la situación del empleo verificada en febrero, no se debió a un incremento de los despidos, ni de las desvinculaciones decididas por las empresas, sino a una reducción del volumen de incorporaciones de personal. Los despidos y las suspensiones, en cambio, mantuvieron los niveles habituales que suelen detentar durante los primeros meses del año”.

La medición de los niveles de empleo registrado lanza la siguiente conclusión “los resultados de la EIL muestran que en febrero de 2014, el número de puestos de trabajo en las empresas sigue siendo un 0,4% más elevado que el total del empleo identificado en febrero del año anterior. Sin embargo, el nivel de empleo registrado en empresas privadas (en la medición desestacionalizada) presentó una leve disminución de 0,2% con respecto al mes anterior, después de tres meses consecutivos de crecimiento mensual al 0,1%”.

En relación a un aumento en los niveles de despido y desvinculaciones, el informe descarta un incremento y afirma que mantiene niveles similares al mismo mes del año pasado: “En efecto, en febrero de 2014, el porcentaje de trabajadores despedidos en relación al empleo total alcanzó al 0,7%. Este porcentaje es apenas superior al verificado en 2013 y 2011 (0,6%) pero inferior al observado en 2012 (0,8%), 2008 (1%) y 2006 (0,9%) e igual los registrados en los años 2007, 2009, y 2010”.
 

La cantidad de trabajadores registrados en el sector privado se mantuvo constante en enero de 2014