La disputa por la soberanía de las Islas Malvinas lleva demasiado tiempo y continúa sin posibilidades de resolverse, por lo menos en el corto plazo. A pesar de las numerosas presentaciones argentinas y la reiterada convocatoria de Naciones Unidas, el gobierno británico se niega a dialogar ¿Cuáles son los motivos? ¿Qué intereses representa el archipiélago para el país europeo?

Si bien la cuestión de la soberanía en términos históricos y legales está saldada para Argentina, para el gobierno británico Malvinas es algo más. Las islas representan una cantidad de beneficios que no están dispuestos a ceder.

En diálogo con INFOnews, el secretario de Asuntos Relativos a las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur, Daniel Filmus, brindó algunos detalles de por qué los ingleses no quieren negociar. "Hay cuatro temas estratégicos para Gran Bretaña para seguir colonizando Malvinas. Uno es la base militar, que es la más grande del Atlántico sur. Es la zona más militarizada del mundo, cada dos habitantes hay un militar", señaló.

Malvinas tiene recursos naturales, potencialidad hidrocarburífera y además es un enclave militar

En segundo término, mencionó los intereses económicos relacionados primero a los hidrocarburos, petróleo y gas, y en segundo lugar a la pesca. "En tercer lugar la cuestión geopolítica es importantísima", remarcó Filmus. Y explicó que la posición geográfica de Malvinas es ideal por su alcance tanto con el pasaje interoceánico como con las costas africanas.

Y, por último, el secretario nacional destacó la importancia que tiene para Gran Bretaña la cercanía de las islas con la Antártida para "reclamar la proyección territorial" en el continente blanco.

A su vez, también en diálogo con este medio, el ministro de Defensa, Agustín Rossi, profundizó: "Malvinas tiene recursos naturales, sobre todo marítimos; potencialidad hidrocarburífera y además es un enclave militar fuertemente armado con más de 1.500 efectivos, que es más o menos la cantidad de habitantes que tiene la isla -2500 aproximadamente-".

Estrategia militar

El pasado 2 de abril, durante la ceremonia por el Día del Veterano, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner fue clara respecto a la importancia de las islas geopolíticamente. "Malvinas es la mayor base militar de la OTAN en el Atlántico Sur", había dicho la jefa de Estado, en referencia a los continuos movimientos de tropa y entrenamientos militares ingleses.

Al respecto, el ministro Rossi agregó: "Lo que dijo la Presidenta es que Malvinas ya no es la causa de un solo país" y dio cuenta de la situación en la región y la intención de mantener el Atlántico Sur como una zona de paz. Al mismo tiempo, destacó: "Malvinas para Gran Bretaña representa un objetivo claramente militar".

En ese sentido, consultado por INFOnews, el doctor en Ciencias Políticas, Miguel Ángel Barrios, explicó que la guerra de 1982 "fue de la OTAN".

Además, el autor del "Diccionario Latinoamericano de Seguridad y Geopolítica-Director" sostuvo: "Las Islas Malvinas, Sandwich y Georgias del Sur son territorios de ultramar de la Unión Europea, según el Pacto de Lisboa y por lo tanto ya responden a la lógica de la OTAN y son una base de la OTAN, por lo que a la Argentina no le queda otra alternativa que suramericanizar y latinoamericanizar el conflicto vía Unasur y la Celac, como de hecho lo viene haciendo".

Los números de la base

Según un informe de Miradas al Sur, la base militar de Monte Agradable -Mount Pleasant, para Gran Bretaña- tiene dos pistas de aterrizaje, una de 2.590 metros -la única pista que tiene el Aeroparque Jorge Newbery es de 2.100 metros- y la otra de 1.525 metros, allí pueden operar simultáneamente más de 80 aviones de combate.

Además, los británicos cuentan con cuatro aviones Eurofighter Typhoon, el caza bombardeo más moderno del mundo. Sólo los ejércitos de Alemana, Italia, España y Austria cuentan con este tipo de aeronaves.

Por el lado del mar, las fuerzas británicas alternan los buques HMS Clyde, el HMS Montrose, el HMS Dauntless y cuentan con el destructor HMS Edimburg, además de buques de patrullaje, cañones de artillería de 105 milímetros y sistemas integrados de misiles y radares Rappier FSC/Dagger. También cuentan con el submarino HMS Talent de propulsión de energía atómica y misiles crucero Tomahawk.

El petróleo en números

Según detalló el bioquímico, biotecnólogo y director general del Observatorio de la Energía, Tecnología e Infraestructura para el Desarrollo, Federico Bernal, "la zona en la que se está perforando comenzaría a producir petróleo a fines de 2018 y esperan producir unos 293 millones de barriles en 25 años. Esto es un área de las por lo menos 20, 30 con alto potencial hidrocarburífero de la cuenca norte. Y hay otras tres cuencas más ".

Esa producción tiene una equivalencia con cuatro años de producción de YPF. Y significa un año y medio de toda la producción de petróleo de todas las operadoras que hay en Argentina, agregó el biotecnólogo.

¿Quiénes son los encargados de extraer el hidrocarburo? En la isla, el único yacimiento que se encuentra operativo está a cargo de dos compañías: Premiere Oil y Rockhopper (Rockhopper Exploration plc). Ambas británicas, aunque la segunda se define como anclada en el Reino Unido con intereses en las Malvinas.

"El gobierno de las islas va a cobrar regalías y la utilidad va a estar en poder de las dos empresas y lo más probable es que el petróleo sea vendido a Gran Bretaña. El valor de ese crudo, al precio de 100 dólares por barril -la cotización actual-, equivale más o menos a unos 30 mil millones de dólares", remarcó Bernal.

La pesca, un gran negocio

El secretario de Asuntos Relativos a las Islas Malvinas dio cuenta de la verdadera magnitud que tiene esta actividad para los isleños. "La riqueza actual de Malvinas está fundamentalmente en la pesca, entre el 60 y el 70 por ciento de los ingresos provienen de licencias de pesca que depredan porque no tienen límites", señaló.

Según el último informe oficial del Departamento de Pesca del gobierno de las islas, sólo en 2013 ingresaron en materia de licencias 21.553.816 de libras esterlinas, unos 36 millones de dólares.

El mayor conflicto con la pesca de los isleños y las licencias es que las zonas sobre las que operan son, al igual que la tierra, aguas en disputa. En ese sentido, Filmus explicó cómo el Gobierno argentino intenta frenar la actividad como hizo con las exploraciones petroleras. "Se promulgó la ley de pesca para que cualquiera que pesque de un lado sin autorización nuestra primero sea sancionado y luego no pueda pescar en el lado argentino", indicó.

El informe oficial de los isleños indica que la situación fue mejorando de a poco a lo largo de la última década hasta llegar a cifras exorbitantes. El resultado final de la industria en 2013 fue de 264.600 toneladas de pescado y el promedio de la década fue de 213.500 toneladas. El total anual de la pesca en Argentina no pasa de las 900 mil toneladas.

La riqueza actual de Malvinas está fundamentalmente en la pesca

Y de la cifra del año pasado, subraya el texto, "la composición de lo pescado es diferente, con unas impresionantes 142.400 toneladas de Illex squid (Illex argentinus)". Conocido comúnmente como calamar, el molusco representa la principal especie de captura y un gran negocio para los isleños. En comparación, en la zona argentina se capturaron 198 mil toneladas en 2013. Actualmente se paga unos 1200 dólares los mil kilos.

Al respecto, el subsecretario de Pesca y Agricultura de la Nación, Miguel Bustamante, indicó a este medio que en lo que va de la temporada las compañías que operan en las islas llevan pescadas unas 87 mil toneladas -entre el 1 de febrero y el 13 abril-.

Además, informó que actualmente hay unos 105 barcos pesqueros trabajando en la zona de Malvinas.

Con este panorama, es poco probable que Gran Bretaña acepte dialogar con Argentina a pesar de los reiterados pedidos y reclamos a lo largo de los últimos años. En palabras de Agustín Rossi: "Esto no es una cuestión de soberanía en términos clásicos, esto es mantener una situación de colonialismo que no tiene sustento".