Nota de Tiempo Argentino

El ex funcionario que estaba a cargo de la Dirección porteña de Habilitaciones cuando murieron dos jóvenes por el derrumbe en una discoteca y que el PRO impulsa como juez sumó otro oscuro pergamino. La Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia (ACIJ) denunció falta de transparencia en los concursos judiciales de la Ciudad organizados por el Consejo de la Magistratura y tomó el caso de Martín Farrell -el macrista que salió eyectado tras ese siniestro- como testigo.

"Pone de relieve las debilidades en materia de transparencia e igualdad que aquejan a los mecanismos de selección de jueces mediante concurso público en la Ciudad", escribió ACIJ en un texto que fue enviado a los 60 legisladores capitalinos.
El concurso público tiene una primera parte, considerada técnica, que se compone de un examen escrito, otro oral y una valoración de antecedentes. A eso se suma una entrevista personal cuyo puntaje es absolutamente discrecional. A pesar de que la parte técnica dejó a Farrell en el 38º puesto del orden de mérito sobre 47 concursantes, terminó ocupando el 15º en la lista final.

EL ASCENSO. La "buena estrella" de Farrell comenzó con una entrevista de menos de diez minutos, donde obtuvo puntaje perfecto (40 puntos), algo que le permitió un vertiginoso ascenso de 16 posiciones.
En esa exposición, el ex funcionario repasó su carrera. "El gobierno actual (NdR: en referencia al PRO) me ofreció como desafío poner sobre rieles una dependencia que venía siendo muy cuestionada, con muchos problemas de eficiencia", recordó en una entrevista que puede verse en YouTube (https://www.youtube.com/watch?v=sJU7t5Q5ljA), en la que además se ufana de su propia gestión en Habilitaciones.

Dijo: "Ocupé el cargo durante tres años. (…) Durante este plazo cambiamos los circuitos, mejoramos los procesos. Reescribimos el código de Habilitaciones, lo mandamos a la Legislatura (…) Luego me ofrecieron integrar la Procuración General de la Ciudad de Buenos Aires durante un año hasta que decidí retornar a la justicia."

LAS CHICAS. En la entrevista no hubo ninguna mención a Leticia Provedo y Ariana Lizarraga, las jóvenes muertas en Beara, hecho que forzó su renuncia. Tampoco ninguna pregunta del jurado al respecto.

La "buena suerte" de Farrell continuó. "El Consejo le subió cinco puntos en la calificación del examen escrito que supuestamente evaluó un jurado de expertos sin una fundamentación concreta", criticó Juan Ortiz Freuler, de ACIJ.
Ocurre que Farrell presentó una impugnación a la corrección de su examen y fueron los consejeros de la Magistratura quienes mejoraron su nota, con las disidencias de su presidente, Juan Manuel Olmos, y Daniel Fábregas.

PUNTOS SÚBITOS. "Los cinco especialistas habían corregido por separado el examen. Si le cambiás la nota a uno de los concursantes, tenés que explicar muy detalladamente el por qué. No hay fundamentos para cambiar la nota. No queda claro cuál de los puntos prospera ni tampoco por qué corresponde subirle cinco puntos al examen", confió a Tiempo Argentino un abogado que siguió de cerca el concurso 45 organizado por el Consejo. Esos cinco puntos y el pase de tres participantes a otro concurso le valieron a Farrell pasar del 22º puesto al 15º.

En la actualidad, la Legislatura tiene la posibilidad de rechazar el pliego del ex funcionario o esperar 60 días y que el expediente quede aprobado de manera tácita, algo que podría suceder tomando en cuenta el cronograma sancionado por el macrismo.
"Hay dos componentes en la selección de magistrados. El técnico, que corresponde al Consejo, presenta fallas. Y el deliberativo no se lleva adelante según traza la ley. Esto mina la legitimidad de quien vaya a ser designado", aseveró Ortiz Freuler.

"Siempre le pido a la Legislatura que trate los pliegos. La aprobación ficta es para los jueces que no tienen ninguna objeción. El acuerdo de la Legislatura es importante para los jueces. No tener el acuerdo parlamentario es grave para los futuros magistrados", afirmó Olmos, presidente del Consejo.