El Gobierno tendrá mañana en Nueva York la primera reunión con el abogado Daniel Pollack, el mediador asignado por el juez estadounidense Thomas Griesa para las negociaciones con los fondos buitre.

La delegación argentina para el encuentro será integrada por el ministro de Economía, Axel Kicillof, el subprocurador del Tesoro de la Nación, Javier Pargament, el secretario de Finanzas del Ministerio de Economía, Pablo López, y al secretario Legal y Administrativo del Ministerio de Economía, Federico Thea.

Recientemente, el juez de primera instancia de Nueva York, Thomas Griesa, denegó el pedido argentino de stay (suspensión de la sentencia) y ordenó bloquear el depósito que nuestro país realizó el 26 de junio en Nueva York por unos 900 millones de dólares a los bonistas que entraron a los canjes de 2005 y 2010.

El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, indicó que "esta disquisición técnica o este eufemismo de pretender considerar default técnico, en realidad es una maniobra promovida por un juez de Nueva York, pero no por la Argentina, que ha mostrado vocación de pago y garantía en el cumplimiento de sus obligaciones".

Argentina corre el riesgo de entrar en cese de pagos si el pago a los bonistas reestructurados no se produce antes del 30 de julio

Por su parte, Axel Kicillof, volvió a calificar de "desconcertante e insólita" esta decisión y acusó que Griesa “intenta provocar el default de nuestro país”, y también apuntó contra los bancos "que tienen que instrumentar el pago".

"Los bonistas reclaman que les den la plata", dijo el jefe del Palacio de Hacienda, para luego subrayar que "Argentina pagó en tiempo y forma, depositó como lo hace siempre. Los bonistas ya reclamaron a los agentes correspondientes que les den su dinero”.

"Nosotros a los bancos que tienen contrato con Argentina, les dijimos `señores vayan y paguen, esto no es ninguna responsabilidad de la Argentina", que no se haya concretado el pago, sostuvo Kicillof.

Kicillof acusó que Griesa “intenta provocar el default de nuestro país”

La Organización de los Estados Americanos (OEA), en una reunión realizada ayer en Washington, aprobó una declaración de "respaldo a la posición de Argentina en la reestructuración de su deuda soberana", en la que calificó como "esencial para la estabilidad y predictibilidad de la arquitectura financiera internacional, garantizar que los acuerdos alcanzados" sean "respetados".

Default

El fallo de Griesa, convalidado a mediados de junio por la Corte Suprema de Justicia de Estados Unidos, ordena a Argentina pagar 1.330 millones de dólares a los fondos especulativos que no aceptaron los canjes de deuda de 2005 y 2010.

A esas operaciones se plegaron casi el 93% de los acreedores que aceptaron quitas de hasta el 70% y pueden reclamar judicialmente si los fondos obtienen ahora una oferta mejor del Gobierno, según una cláusula contractual que expira a fin de año.