Más de una veintena de personas resultaron heridas esta noche, 15 de ellas policías, durante los hechos de violencia generados en el Obelisco por un grupo, en medio de la multitud que festejaba el segundo puesto obtenido por la Selección argentina en el Mundial de Brasil. Las barrabravas de Chacarita e Independiente protagonizaron enfrentamientos en la zona.

Asimismo, fuentes policiales dijeron que hubo alrededor de cincuenta detenidos, mientras los incidentes aun continuaban. Cifra que poco despues de la medianoche se elevo a ochenta personas. La policía reprimió con gases, balas de goma y camiones hidrantes a los violentos que atacaban con cascotes, botellas y todo tipo de objetos.

La Policía tuvo que desalojar el Obelisco por los episodios de violencia.

El titular del SAME, Alberto Crescenti, dijo que fueron asistidos siete heridos por las ambulancias del organismo, aunque estas no lograban llegar a la zona del Obelisco porque eran agredidas por los vándalos, aunque no había personal médico lesionado.

Además, se registraron agresiones entre los propios manifestantes, que provocaron destrozos en las adyacencias de la calle Corrientes.

En ese lugar, un grupo de alrededor de 15 hinchas subió al techo de uno de los móviles televisivos y arrancó una de las antenas, situación que hizo que los trabajadores tuvieran que abandonar el vehículo.

Durante la desconcentración de las personas que vieron el partido en las pantallas gigantes instaladas en Plaza San Martín, también se registraron saqueos e intentos de asalto a locales comerciales ubicados sobre la peatonal Florida.

En uno de los locales de venta de artículos deportivos de la conocida peatonal, al menos dos personas ingresaron y se llevaron mercadería, aunque rápidamente fueron detenidos por efectivos policiales.

Debido la multitud concentrada en el lugar, los camiones de la Guardia de Infantería tenían dificultades para ingresar a la zona y contener los disturbios.