Ucrania anunció que la Cruz Roja encabezará una misión humanitaria internacional en una de las zonas de guerra del este con la participación de Rusia, Estados Unidos y la Unión Europea (UE).

El anuncio llegó horas después de que Rusia dijera que se disponía a enviar, con el consentimiento de Kiev, un convoy con ayuda humanitaria al este de Ucrania, donde separatistas pro rusos combaten al gobierno central de Kiev desde hace meses.

Anteriores propuestas rusas de una misión humanitaria en Ucrania habían enfrentado gran oposición del gobierno ucraniano y de Occidente, quienes temían que pudiera tratarse de un pretexto de Moscú para enviar tropas a las zonas controladas por los rebeldes.

Ucrania, Estados Unidos y la UE acusan a Rusia de armar y financiar a los separatistas, una imputación rechazada por Moscú.

La ayuda humanitaria sólo será distribuida entre la población civil de la provincia de Lugansk

El presidente ucraniano, Petro Poroshenko y su Cancillería se esforzaron en apresurarse a explicar que Kiev era quien estaba detrás de la organización de la iniciativa, y que Rusia era sólo uno de varios países involucrados.

Poroshenko dijo además que la misión, que se centrará en la provincia oriental de Lugansk, cuenta con el respaldo de su par estadounidense, Barack Obama.

"La ayuda humanitaria sólo será distribuida entre la población civil de la provincia de Lugansk, que desde hace largo tiempo ha estado sufriendo las acciones de bandas armadas ilegales", dijo la Cancillería.