Brasil se prepara el domingo para vivir una de las segundas vueltas más vibrantes de su historia. Ocurre que la presidenta y candidata del PT, Dilma Roussef, se medirá con el aspirante del PSDB, Aecio Neves, para ver quien ocupa el sillón del Planalto los próximos cuatro años.

Las encuestas conocidas hasta el momento anticipan una elección muy reñida y un virtual empate técnico, si bien los últimos días la mandataria repuntó algunos puntos.

En Brasil están convocados para votar más de 200 millones de personas.

Neves cuenta con el respaldo de Marina Silva, la candidata de la coalición socialista que salió tercera con el 20% de los sufragios. El PSDB, en cambio, apuesta a un cambio de etapa en la región con el giro hacia gobierno de signo conservador.

En tanto, el PT viene gobernando desde hace 12 años (dos mandatos de Lula y uno de Dilma) y aspira a consagrar su lugar como fuerza hegemónica del país.