El presidente de la Cámara Federal de Casación, Mariano Borinsky, consideró que "la Corte Suprema debería tener una conformación de cinco jueces, tal como lo establece el marco legal", y señaló que "corresponde elegir a un reemplazante" tras el alejamiento de Raúl Zaffaroni, quien la semana pasada presentó su dimisión como ministro del máximo tribunal.

"A la hora de elegir un juez de la Corte, la iniciativa parte del Poder Ejecutivo, lo trata el Legislativo y luego debe aprobarlo el Gobierno. La última palabra en torno a la designación de los jueces depende de lo político. En términos legales, corresponde nombrar un reemplazante de (Raúl) Zaffaroni", explicó Borinsky en diálogo con el portal Infojus Noticias.

Para el camarista, la discusión sobre la cantidad de miembros que debe tener la Corte "puede ofrecer la oportunidad de plantear un debate sobre el tipo de funcionamiento" que debería tener la máxima instancia del Poder Judicial. "Podemos aprovechar esta renuncia para discutir si vamos a tener una Corte que trata 10.000 expedientes al año o si optamos por un modelo similar al de Estados Unidos, donde se tratan alrededor de 100 expedientes", planteó Borinsky.

En cuanto a la composición que debe tener la Corte, el magistrado recordó que la Ley 26.183 "es clara y en ella se definió el recorrido que debe seguirse cuando se produce una vacante".

"Podemos aprovechar esta renuncia para discutir si vamos a tener una Corte que trata 10.000 expedientes al año o si optamos por un modelo similar al de Estados Unidos, donde se tratan alrededor de 100 expedientes"

"De acuerdo con lo establecido por la ley 26.183, la Corte, en 2006, fue reducida de siete a cinco jueces. Se estableció una cláusula transitoria, para determinar de qué forma operaba la reducción y las mayorías requeridas para las sentencias", explicó.

Y en ese sentido, amplió sobre el contenido de la Ley: "Ahí está todo detallado. Cuando la Corte tiene siete jueces, las decisiones se adoptan por el voto mayoritario de cuatro de sus miembros. Si queda con seis integrantes, los fallos se adoptan por el voto mayoritario de cuatro".

Sin embargo, si el Tribunal se reduce a cinco miembros, las decisiones de la Corte se tomarán en función de "la mayoría absoluta de sus miembros".

Por ultimo, Borinsky afirmó que la constitución de la Corte siempre estuvo sujeta "a la realización de acuerdos políticos" que expresaron en el Parlamento.

"Hoy se discute cuántos miembros debe tener la Corte. Si analizamos su evolución histórica, el Tribunal sufrió distintas modificaciones y siempre vinculadas con acuerdos políticos que se dieron en el Congreso de la Nación para la designación de esos ministros", puntualizó.