De traje oscuro impecable, Eduardo "Wado" De Pedro recibió a Tiempo Argentino en su despacho del tercer piso de Congreso. Rodeado de recuerdos familiares –en un mueble lateral se ve una foto de su padre y su madre juntos, Enrique De Pedro y Lucila Révora,  víctimas del terrorismo de Estado–, el diputado y miembro del Consejo de la Magistratura se ubica sobre su asiento y ordena unos papeles en el escritorio. A sus espaldas ingresa el sol de la tarde a través de una ventana con fragmentos coloreados, tipo vitreaux.

El dirigente de La Cámpora acaba de recibir la visita de un representante de Abuelas de Plaza de Mayo. El diálogo con este diario comienza con un repaso de los cambios en el Consejo de la Magistratura, de los que "Wado" fue un protagonista central. "El Consejo funciona para seleccionar, para tomar exámenes, para sortear concursos docentes. Y también funciona para ver los expedientes de la Comisión de Acusación que estaban siendo frenados", remarca para ir acercándose a uno de los ejes de la entrevista: las últimas decisiones del juez federal Claudio Bonadio, el allanamiento que ordenó a la empresa Hotesur, las denuncias que pesan sobre el magistrado.

"En el Poder Judicial circula y es conocida la excelente relación de Bonadio con Sergio Massa. En el Poder Judicial son muchos pero al mismo tiempo son pocos".

La entrevista tiene también una faceta electoral. Mientras los postulantes del Frente para la Victoria siguen buscando sumar apoyos y posicionarse ante la sociedad, De Pedro asegura que él "no tiene ningún precandidato preferido". Ratifica que el FPV competirá en primarias para definir a su candidato presidencial, más allá de los recelos que pueda provocar la posibilidad de que Mauricio Macri y Sergio Massa (a quien ve estancado en las encuestas) no tengan rivales internos y, por lo tanto, no dividan el voto en las PASO. Dice que Sergio Berni ha demostrado una "voluntad y una lucha incansable" contra el narcotráfico, y cuenta que para contribuir a esa tarea el Consejo de la Magistratura creó una Unidad de Seguimiento de las causas federales que investigan el tráfico de drogas. Adjudica a Héctor Magnetto el rol de "articulador de la oposición" y, como tal, sugiere que el CEO del Grupo Clarín fue uno de los instigadores del cambio de estrategia para intentar desgastar al oficialismo. 

"Cuando comprueban que la presidenta aumenta su aceptación en la sociedad, cuando ven que los programas de gobierno siguen avanzando y generando soluciones para la gente, cuando ven que la oposición política que tenían para enfrentar a la presidenta, fracasa, allí deciden usar otras armas. Y entonces profundizan la pelea vía el Poder Judicial o vía medios de comunicación", analiza el abogado de 38 años que pasa los fines de semana en Mercedes, su lugar en el mundo. "Les va a resultar imposible separar el amor que siente nuestro pueblo por nuestra presidenta. No lo lograrán ni con allanamientos ni con causas penales", advierte.

–La nueva conformación del Consejo de la Magistratura parece haber causado sorpresa. Y a la vez, descontento: la salida de Germán Krieger, ligado a Ricardo Lorenzetti, y la designación de Claudio Cholakian como administrador del Poder Judicial. 

–Se lograron siete votos en alianza con el sector académico y con una jueza que no es de Justicia Legítima, sino de una lista histórica de la Asociación de Magistrados. Pero la sorpresa de parte del personal y algunos miembros de la oposición, más un gran sector del Poder Judicial, es con los avances de gestión que ha tenido el Consejo de la Magistratura a lo largo de 2013. A mí me toca presidir la Comisión de Selección y Escuela Judicial (NdR, De Pedro fue elegido el jueves por un nuevo mandato para presidir la de Selección), a la que hemos puesto a funcionar de modo muy eficiente y transparente. Se han aprobado ocho concursos que fueron remitidos al Ejecutivo para cubrir 13 vacantes. Aumentamos la cantidad de evaluadores, la cantidad de universidades que pueden poner profesores para evaluar. Hemos tomado los exámenes de hasta 250 candidatos de forma simultánea. Así que, cuando el Consejo funciona, funciona para seleccionar, para tomar exámenes, para sortear concursos, y también funciona para ver los expedientes de la Comisión de Acusación que estaban siendo frenados. Durante este año han avanzado varios expedientes referidos al juez Bonadio y lo que notamos es que cada movimiento de un expediente de Bonadio traía aparejado una denuncia o un allanamiento al Ministerio de Justicia, a alguien vinculado al gobierno o al ministerio público. 

–¿Qué significó el allanamiento a Hotesur dispuesto por este juez?

–Tengo dos lecturas. La primera es que Bonadio busca crearse un escudo de protección porque desde que asumió como juez, en el menemismo, hasta hoy se han ido recibiendo innumerables denuncias sobre su desempeño. En el último mes se acercaron varias personas damnificadas por acciones u omisiones de Bonadio. Porque la gente tiene sus plazos, sus tiempos, y va denunciando en la medida en que ve que tiene posibilidades. La otra lectura tiene que ver con el mapa político. La oposición venía teniendo una estrategia de de desgaste hacia el gobierno nacional. Pero cuando comprueban que la presidenta aumenta su aceptación en la sociedad, y que la gestión y los programas de gobierno siguen avanzando y generando soluciones para la gente, cuando ven que la oposición política que tenían para enfrentar a la presidenta fracasa, allí deciden usar otras armas. Y entonces profundizan la pelea vía el Poder Judicial o vía medios de comunicación.

–¿Está probado el vínculo de Bonadio con Massa?

–En el Poder Judicial circula y es conocida la excelente relación de Bonadio con Sergio Massa. En el Poder Judicial son muchos pero al mismo tiempo son pocos (sonríe). 

–Desde el juzgado de Bonadio están difundiendo la hipótesis de que la investigación sobre Hotesur va a derivar en Lázaro Báez y los hoteles en los que alquilaba habitaciones. Y que el caso va a terminar complicando a la presidenta. 

–Las denuncias no tienen ningún tipo de fundamento en la realidad. Son operaciones políticas porque les molesta la democratización de la justicia. Cuando uno quiere avanzar en políticas de democratización, se genera reacción. Un reducido sector de la Justicia Federal está siendo un actor político más que un actor judicial. Pierden más tiempo en la operación política, en ayudar a un candidato y en desgastar a otro, que en ejercer el servicio de justicia que les impone la ley. Ante el fracaso de la oposición, ante el fracaso del 13N, ante el fracaso de la crítica permanente a un gobierno que hace once años está luchando para devolver la dignidad a los trabajadores y a los argentinos, optan por la vía judicial. 

–¿No cree que en el fondo hay una amenaza velada hacia CFK? 

–Le digo algo: no existe amenaza que pueda cambiar la voluntad de la presidenta. No existe amenaza que condicione una decisión de la presidenta. 

–¿No hay una intención de cierto poder económico, que tiene expresiones en todos los partidos, de tratar de correr a Cristina como actor central de la política argentina?   

–No pueden ir contra la realidad. Es imposible, y les va a resultar imposible separar el amor que siente nuestro pueblo por nuestra presidenta. Ni con allanamientos ni con causas penales. Ya lo hicieron con el peronismo histórico. Intentaron perseguir al peronismo desde distintos sectores corporativos y lo único que hicieron fue afianzar el amor que siente el pueblo para con los dirigentes que lo ayudaron a recuperar la dignidad. 

–Los senadores de la oposición dijeron que no van a designar a un candidato que reemplace a Zaffaroni en la Corte. ¿Quién será finalmente el candidato? 

–La oposición tiene un discurso en los medios, en los que habla de las instituciones, de la democracia, de los partidos políticos y de la transparencia, y tiene otro discurso y otro accionar en los ámbitos institucionales en los que participa. Me parece que van a reflexionar y van a dar marcha atrás porque la sociedad está pidiendo que la política tenga otras actitudes. La sociedad está cansada que por mezquindades se frene el funcionamiento de un organismo. Esa picardía y esa viveza les terminan jugando en contra. Por otro lado, postular a un candidato es potestad del Ejecutivo.

–Sobre el tema narcotráfico, ¿no es necesario hacer algo más para combatirlo? Hace poco en Rosario mataron a la madre de un joven, un crimen tipo sicario.

–En el Consejo de la Magistratura priorizamos los concursos de las zonas fronterizas que tenían más necesidad de contar con jueces y juzgados en condiciones. Y desde el Consejo también estamos creando un área de seguimiento de causas de narcotráfico en la justicia federal. 

–¿Eso significa que no están conformes con el desempeño hasta ahora de los jueces? Sergio Berni ha cuestionado el accionar de algunos. 

–Yo en el tema del narcotráfico coincido al 100% con la postura de Berni. El gobierno nacional, y Berni en particular, han demostrado una voluntad y una lucha incansable contra el narcotráfico. Y, desde el Consejo de la Magistratura, estamos diseñando un área para tener información, estadísticas, y ayudar y poder aportar en esta lucha que tienen que hacer todos los poderes: el Ejecutivo, el Legislativo, el Judicial y el cuarto poder, los medios. 

––¿Qué significó la foto que usted y Julián Álvarez compartieron con Daniel Scioli durante un acto en Lanús, aunque después hubo fotografías con Sergio Urribarri y Florencio Randazzo?

–Nos parece muy bien que dirigentes del FPV quieran ser presidentes. Mientras todos sean precandidatos, vamos a apoyarlos a todos, porque nos parece bueno, democrático, justo y positivo, tener muchos candidatos y ampliar la posibilidad de elección de la gente que simpatiza y que quiere votar en las PASO dentro del FPV. 

–¿Usted está seguro que va a haber PASO del FPV? Hay dirigentes que advierten que, como el Frente Renovador y el PRO tienen un solo candidato, puede suceder el primer precandidato del FPV salga tercero… 

–Eso se puede pensar cuando uno analiza la política en términos individuales. Reitero: lo mejor que tiene nuestro proyecto es que tiene una fuerza política que está conducida por Cristina Fernández de Kirchner. Y esta fuerza va a tener los candidatos que decida tener a la hora de anotar a los precandidatos. Hoy son seis precandidatos. Habrá que ver cuántos son a la hora de anotarse. Pero lo bueno y lo fuerte no es quién salió primero, segundo o tercero. Es la cantidad de votos que tiene una fuerza política. Nosotros somos una fuerza con un proyecto. No somos un candidato, un nombre o un apellido.  

–¿Tiene que haber una lista única de candidatos a diputados nacionales? 

–Todavía falta para discutir la estrategia electoral. Hoy estamos terminando un muy buen año de gestión. 

–¿Y quién va a definir la estrategia electoral? 

–La conducción del FPV es de Cristina Fernández de Kirchner. 

–¿Cuál es el rol que tendrá La Cámpora después de 2015? 

–Yo creo que vamos a potenciar aún más nuestro crecimiento e inserción después del 10 de diciembre de 2015. Vamos a seguir militando y construyendo nuestra herramienta de militancia dentro del Partido Justicialista y del FPV. Yo milito desde los 18 años y entré a militar o trabajar en un gobierno nacional en 2009. Antes jamás había trabajo en el Ejecutivo. Y siempre milité y siempre participé de fuerzas políticas. 

–¿Y por qué se va a potenciar después de 2015?  

–Porque no esté Cristina la van a extrañar mucho más. Y nosotros vamos a defender lo que se hizo y vamos a aportar a la continuidad del kirchnerismo, más allá de los candidatos. Y no tenemos dudas de que Cristina va a seguir siendo la líder del FPV porque el amor que el pueblo tiene por ella es irremplazable.

–¿Cuál es su precandidato a presidente preferido?

–No tengo ningún precandidato preferido.

–¿Máximo Kirchner va a ser candidato a intendente de Río Gallegos, a gobernador de Santa Cruz, a diputado nacional por Buenos Aires?

–Máximo es uno de los dirigentes políticos más capacitados que tiene la Argentina. Aparte de la inteligencia y experiencia, tiene la humildad y la prudencia necesaria que hay que tener en estos tiempos. Es un dirigente que está cerca de la gente y no tiene vedettismos políticos. Además, posee la experiencia única de haber compartido un proyecto que reconstruyó el país buscando justicia, inclusión social, generando trabajo para todos los argentinos.

–¿Cristina puede ser candidata a legisladora para el Parlamento del Mercosur? 

–Habrá que definirlo dentro de la estrategia general de la elección. No sé cuál va a ser su rol. 

–¿La salud la puede condicionar en ese aspecto?

–No creo. 

–¿Qué atributos o características como dirigente tiene que tener, para Wado De Pedro, el candidato a presidente del FPV?

–Ser lo más parecido posible a la presidenta de la Nación. Ser lo más parecido posible a Cristina. En términos políticos.