Las celebraciones por la llegada de un nuevo año se dieron a lo largo y a lo ancho de todo el mundo en distintos horarios y espacios como bares, hoteles y monumentos típicos en grandes ciudades. A la fiesta se sumaron además las tradiciones locales.

Uno de los primeros en recibir al 2015 fue en el archipiélago de Kiribati, a la misma hora (7.00 hora argentina del 31) que en Samoa y Tokelau, la isla más oriental de Nueva Zelanda.

El Estado insular de Samoa comparte las Islas Samoanas con la Samoa Americana, un territorio no incorporado de Estado Unidos situado en el huso horario occidental (GMT-11) y que, por tanto, celebra la Noche Vieja al día siguiente.

El archipiélago es así un lugar idóneo para celebrar el Año Nuevo dos veces, con sólo cruzar de una isla a otra.

El año 2015 también comenzó a las 11.00 GMT (8.00 hora argentina) en las Islas Salomón, Nueva Zelanda, la pequeña nación de Niue y Tonga.

La capital neozelandesa, Wellington, celebró el último día del año con fuegos artificiales y conciertos gratuitos en su principal parque, mientras que Auckland, la segunda ciudad en el país, saludó el 2015 con las campanadas del reloj gigante de la Sky Tower y una fiesta playera.

Después de que el extremo oriental de Rusia dio entrada al 2015, le tocó su turno a Australia, que sólo en Sídney congregó a unos 1,5 millones de personas en la bahía para contemplar los fuegos artificiales sobre la emblemática Casa de la Ópera.

En el orden, siguió Japón a las 15.00 GMT (12.00 hora argentina) con la llegada al nuevo año. Los festejos transcurrieron, principalmente, en la capital nipona, Tokio.

A las 16.00 GMT (13.00 hora argentina) le tocó el turno a Hong Kong, que tampoco se privó de recibir al Año Nuevo con un impresionante despliegue de fuegos artificiales.

En Taiwán, el inmenso rascacielos Taipei 101 estuvo en el centro de las celebraciones con conciertos de cantantes de pop. Centenares de miles de personas asistieron al lanzamiento de un castillo de fuegos artificiales a medianoche.

En Pekín, la candidatura de la ciudad a los Juegos Olímpicos de invierno en 2022 centró las celebraciones en el parque olímpico de la capital, en presencia de numerosos atletas y del pianista Lang Lang.

En Afganistán, el año nuevo sirvió para la página de la misión de combate de la OTAN aunque la insurrección de los talibanes sigue vigente tras 13 años de intervención militar, que concluyeron formalmente esta semana.

Dubai también festejó la llegada del nuevo año con mucha pirotecnia y tecnología. Miles de personas observaron los shows de luces sobre los rascacielos.