Diego Lagomarsino es el exempleado de Alberto Nisman que le prestó la pistola Bersa calibre 22 que terminó con la vida del fiscal.

El técnico informático reconoció ante la Justicia que el arma era suya y quedó imposibilitado para salir del país.

Además podría sufrir hasta 6 años de arresto por ser partícipe necesario. Aquí los detalles:

• El inciso 4 del artículo 1° de la ley 25.886, sancionada en abril de 2004, establece que “será reprimido con prisión de UN (1) año a SEIS (6) años el que entregare un arma de fuego, por cualquier título, a quien no acreditare su condición de legítimo usuario”.

“Será reprimido con prisión de UN (1) año a SEIS (6) años el que entregare un arma de fuego"

• El penalista Adrián Albor describió que “quien facilita a una persona que no tiene la autorización legal para tenerla, podría hallarse en curso en el delito de ´tenencia de arma sin la debida autorización´ en carácter de partícipe necesario, que tiene la misma pena que el autor”, aunque en este caso, el suicidio no esté penado.

• “Nisman mismo estaba incurriendo en un delito. Que es la tenencia de arma de uso civil condicional sin la debida autorización”, agregó el letrado.

• “La tenencia de un arma es algo personal e intransferible. Es para utilización propia”, dijo a Infojus Noticias el abogado penalista Pablo Lorenzo.

• El Registro Nacional de Armas (RENAR) explicó que la credencial de Legítimo Usuario de Armas de Fuego tiene una vigencia de cinco años y debe renovarse dentro de los noventa días anteriores a su vencimiento.

Nisman estaba incurriendo en un delito por la tenencia de arma de uso civil condicional sin la debida autorización

Hasta ahora, Diego Lagomarsino es el último hombre que vio con vida al fiscal. Los peritajes demostraron que la bala que mató a Nisman salió de su Bersa, y su participación, por lo menos en lo que hasta ahora hay en la causa, consistió en prestarle la pistola.