El gobierno cuestionó el rechazo de sectores opositores al tratamiento de la postulación de Roberto Manuel Carlés como ministro de la Corte Suprema de Justicia, en reemplazo de Eugenio Raúl Zaffaroni, impulsada por el Poder Ejecutivo. "La oposición política no puede negarse al tratamiento de la designación de un juez", alertó el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, ya que "si no hubiera acuerdos políticos" respecto a estas designaciones "no tendríamos ningún juez en el país". Para el funcionario, si se concretara la negativa, se violarían "los principios que avalaron el decreto 222/2003 y es estar en contra del funcionamiento estricto de lo que la Constitución nacional estipula", reflejó Tiempo Argentino.

Las declaraciones del ex gobernador hacen referencia a las advertencias de sectores opositores de no debatir el tema en el Congreso, tal cual se habían comprometido en un acuerdo firmado en noviembre legisladores del Frente Amplio Unen, del PRO y del Peronismo disidente. Según expresaron entonces –a pesar de que es el Poder Ejecutivo el que debe proponer al magistrado–, no les "da confianza dejarlo en manos" del oficialismo.

Junto a Capitanich, también se refirieron a la postulación de Carlés el secretario general de la Presidencia, Aníbal Fernández, y la directora de Asuntos Legales del Ministerio de Defensa, Graciana Peñafort. Fernández respondió a quienes sostienen que la postulación de Carlés sería una maniobra para "tapar" el caso Nisman (ver página 15), y calificó a esa línea argumentativa como "una estupidez". El ex senador, además, puso en foco al ministro de la Corte Carlos Fayt, a punto de cumplir 97 años, y recordó que el año pasado solicitó una investigación en el Congreso para evaluar "si mantiene su idoneidad" para ejercer como magistrado en el máximo tribunal, porque de no ser así la Corte funcionaría con tres miembros. "(El escrito) está en la comisión de juicio político, y espero que lo trate", recordó Fernández.

Graciana Peñafort, por su parte, advirtió que "los que dicen que alguien es demasiado joven" para formar parte del tribunal supremo (en referencia a Carlés) "son los mismos que hace unos meses querían bajar la edad de imputabilidad".

Mientras tanto, ya surgió la primera objeción que apunta a formalizarse. Ayer, el Colegio Público de Abogados de la Capital Federal, a través de su actual vocero Jorge Rizzo, anunció que impugnará el próximo lunes la postulación de Carlés porque, según Rizzo, el jurista no trabajó como "asesor jurídico" de ese organismo en 2004, tal cual se señala en el CV. Según el vocero, en los archivos de la entidad consta que Carlés se presentó en la entidad en enero de 2004, aunque nunca llegó a trabajar formalmente.