El gobernador de la provincia de Buenos Aires y precandidato presidencial del Frente para la Victoria, Daniel Scioli, aseguró hoy que para ganar las elecciones será necesario "el voto independiente", no solo el del electorado duro oficialista, y se refirió a las críticas que se le hacen tanto sus opositores como sus competidores en la interna del kirchnerismo con una metáfora futbolera: "Si quiero ser goleador, alguna patada me voy a comer".

"Para ganar nos necesitamos todos. Necesitamos también ese voto independiente que nos llevó a ganar grandes elecciones con más del 50% de los votos", sostuvo Scioli en una entrevista con el diario Perfil, y se refirió a los ataques que recibe de su prioncipal competidor dentro del oficialismo, Florencio Randazzo: "Mas allá de la dinámica de las PASO, que conozco porque comencé mi carrera política con una interna en Capital, no está en mi espíritu empezar a contestar y entrar en esa dinámica".

"Sigo adelante, no soy quejoso. Si quiero ser goleador, alguna patada me voy a comer", sentenció el gobernador, que dijo estar "curtido" ante los cuestionamientos, aunque aclaró que "duele" cuando recibe "críticas injustas, infundadas, por el solo hecho de estar en una contienda electoral".

El ex vicepresidente dijo estar tranquilo con su relación con la presidenta Cristina Kirchner, a pesar de las diferencias que a veces hace públicas la mandataria, y aseguró: "Hablo con ella cuando tengo que hablar, después de estos años uno se conoce mucho". De paso, reiteró su "satisfacción personal" el fallo "tan contundente del juez Daniel Rafecas, que desestimó la denuncia de Alberto Nisman contra la jefa de Estado.

"Jamás me expondría a una elección si no tuviera la confianza de que puedo ganar. No quiero pelear una candidatura sólo por ser candidato. Yo estoy peleando por ser presidente; no quiero ser candidato, quiero ser presidente", subrayó Scioli, y agregó: "Yo sé que soy muy exigente conmigo mismo y con los que me rodean, sé que soy muy competitivo. No es cuestión de estar pegando patadas al otro para que el equipo gane, sino exigirnos cada vez más".

Sobre su gestión al frente de la Provincia en los últimos ocho años, el gobernador destacó: "La gente sabe lo que hicimos, jamás prometo soluciones mágicas. Años atrás, esta provincia mantenía en vilo. La fuimos descomprimiendo, la gente lo ve, ve el esfuerzo que hicimos para dar normal inicio al ciclo lectivo, el esfuerzo que hacemos para cuidar el empleo, para hacer grandes obras".

Scioli repitió, además, que en la elección de octubre se pondrán en juego "dos visiones de país" diferentes: "La visión del PRO, que se trata de cambiar, cambiar y cambiar, como si fuera una palabra mágica, y por otro lado los que entendemos que tenemos que continuar con lo que se ha avanzado y tenemos que seguir transformando la Argentina. Avanzar sobre los logros anteriores".

En ese sentido, rechazó de plano un posible acuerdo con Sergio Massa: "Tomó un camino con una visión distinta, él sabrá. Está muy clara mi posición, y está clara la de él".