Se trata de más de 170.000 emails y más de 30.000 documentos internos, explicó el fundador de Wikileaks, Julian Assange. "Este
archivo muestra el funcionamiento interno de un consorcio multinacional influyente
", escribió como argumento para decidir
colgar la información, que considera de importancia histórica y que debe ser hecha pública.

Los documentos pueden ser revisados en base a palabras determinadas o por autor o receptor de los mensajes. De los mails se
desprende entre otros que el gobierno estadounidense pidió ayuda de los estudios de Hollywood para luchar contra la propaganda de la milicia terrorista Estado Islámico (EI).

Aunque el objetivo de Sony es en teoría generar entretenimiento, los archivos muestran que "entre bastidores es una empresa influyente con vínculos con la Casa Blanca (hay casi 100 emails del gobierno estadounidense en el archivo), y con capacidad para influir sobre leyes y políticas y conexiones con el complejo militar-industrial estadounidense", señala en un comunicado Wikileaks.

Sony Pictures, filial del gigante de la electrónica japonés Sony, fue víctima en noviembre pasado de un ataque de hackers de grandes proporciones. Los piratas accedieron a los documentos internos y correos electrónicos y pasaron semanas hasta que los estudios pudieron volver a utilizar sus sistemas informáticos.

El ataque fue vinculado con la comedia satírica "The Interview", que relata un supuesto complot para matar al líder norcoreano Kim Jong-un.

Wikileaks publicó en el pasado documentos secretos del gobierno estadounidense e intercambios diplomáticos.