El ministro de Relaciones Exteriores del Reino Unido, Philip Hammond, se refirió hoy a la denuncia que la Argentina presentó contra las petroleras que operan en las Islas Malvinas al señalar: "Es un ejemplo escandaloso de la intimidación y amenazas contra el derecho de los habitantes de las Islas Malvinas para desarrollar sus recursos económicos".

El funcionario denunció además un "hostigamiento" por parte del gobierno nacional y advirtió: "Argentina debe detener este tipo de comportamiento y comenzar a actuar como un miembro responsable de la comunidad internacional".

Argentina debe detener este tipo de comportamiento

Más temprano, el gobierno de las islas emitió un comunicado: "Las perforaciones de exploración han estado ocurriendo en aguas de las Islas Malvinas durante muchos años. Vale la pena recordar que fue el gobierno de Argentina el que se alejó de trabajar con las Islas Malvinas en el desarrollo de una industria de hidrocarburos hace algunos años. El derecho interno argentino no se aplica a las Islas Malvinas y esta última acción es claramente otro intento por Argentina para tratar de bloquear el crecimiento económico en las Islas", sostuvo el documento.