El proyecto de ley que modifica el actual sistema de Juntas de Clasificación Docente será tratado este jueves en la Legislatura porteña y los maestros intensificaron las medidas de protesta a la espera de su tratamiento.

El ministro de Educación de la Nación, Alberto Sileoni, sostuvo: "Abogamos porque haya 180 días de clase" y aseguró que "hay una situación que está pagando tributo por no haberse consultado a los docentes".

El proyecto de ley que impulsa el gobierno porteño pretende modificar el actual sistema de designación de docentes en las escuelas, que en la actualidad se implementa a través de Juntas de Clasificación, por otro en el que el Ejecutivo sea el que dé el puntaje necesario para que un docente pueda tomar un cargo.

Docentes continúan su doble jornada de paro contra la modificación del sistema de Juntas de Clasificación.
Docentes continúan su doble jornada de paro contra la modificación del sistema de Juntas de Clasificación.

El proyecto será tratado este jueves en la Legislatura junto a una propuesta alternativa de Sergio Abrevaya, de la Coalición Cívica, que propone mantener el actual sistema pero reducir la cantidad de juntas.

Los 17 sindicatos docentes manifestaron su rechazo a ambas iniciativas y reclaman que se consulte a los docentes a través de jornadas institucionales a efectuarse en diciembre, febrero y marzo del 2012, para que los maestros puedan ser escuchados.

La Unión de Trabajadores de la Educación (UTE) realiza desde el martes un acampe frente a la Legislatura porteña en protesta frente al tratamiento del proyecto que se realizará este jueves, mientras que la Asociación de Enseñanza media y Superior (ADEMYS) resolvió un paro de 48 horas, del que este miércoles se cumplió la primera jornada y que fue acompañado por una marcha.

Por su parte, la UTE parará este jueves, cuando también habrá una movilización a la Legislatura.

El legislador Francisco Nenna, del Frente para la Victoria y ex titular de la UTE, dijo: “(Los docentes) estamos de acuerdo en la implementación de un legajo único y la informatización del sistema pero no el corazón de este proyecto, que es el reemplazo de las Juntas por una Oficina Única a cargo del Ejecutivo porteño".

"Contra este proyecto se unieron todos los docentes de la ciudad que acompañaron masivamente en todas las movilizaciones, por lo que las organizaciones gremiales responden a los que dicen sus bases. Los docentes no quieren ser elegidos a dedo ni por este gobierno ni por ningún otro", aseguró Nenna.

Según Nenna, el proyecto del macrismo "le da la potestad al actual jefe de gobierno (Mauricio Macri) de decidir ´este docente sí, este maestro no´. Esto tiene que ver con una cuestión ideológica que vincula a la educación como un servicio y no como un derecho social".

Por su parte, la presidenta de la Comisión de Educación, la legisladora del PRO Victoria Morales Gorleri, manifestó la necesidad de cambiar el actual sistema de Juntas de Clasificación "que no siempre designaba al mejor docente al frente de un aula".

"Es lógico que a los sindicatos les duela este cambio. La idea es que el Ejecutivo se reserve la facultad de implementar un sistema más transparente con un puntaje preestablecido para cada docente", dijo la legisladora.

Manuel Gutiérrez, secretario de ADEMYS, afirmó que "nuestra idea es manifestarnos mañana en forma pacífica contra un proyecto al que vemos como una arista más de la intención del gobierno de Macri de vaciar la escuela pública".

El dirigente destacó que intensificarán la lucha “en caso de aprobarse este proyecto". "Desde febrero del año próximo en la mesa de condiciones salariales plantearemos todas nuestras demandas", añadió.

El proyecto sobre "democratización, transparencia y organización del sistema de clasificación docente", de los diputados del PRO, Enzo Pagani y Victoria Morales Gorleri, será tratado este jueves en la última sesión ordinaria del año en el marco de un extenso temario.

Fuentes del PRO admitieron la posibilidad de que, en el caso que la propuesta suya no obtenga los votos necesarios para su sanción, puedan encolumnarse detrás del proyecto alternativo que elaboró Abrevaya.