En 2014, las empresas extranjeras invirtieron U$S 11.612 millones en la Argentina si se omiten los U$S 5000 millones destinados al pago a Repsol por la nacionalización del 51% de YPF. Según el informe La inversión extranjera en América Latina y el Caribe 2015, publicado por la Comisión Económica para América Latina (CEPAL) y dado a conocer ayer, en el año hubo un incremento de U$S 311 millones, mientras que en el conglomerado de los países analizados, la Inversión Extranjera Directa (IED) se retrotrajo un 16,39% al perder U$S 31.149 millones y quedar en U$S 158.803 millones. América del Sur perdió un 7% (U$S 8821 millones, a U$S 119.502 millones). La reducción en Brasil fue de U$S 1501 millones, consignó Tiempo Argentino.

Medido en términos relativos, las empresas extranjeras radicadas en la Argentina invirtieron en 2014 un 2,75% más que en 2013, que en su mayoría correspondió a las reinversiones de utilidades de empresas ya existentes, concepto por el cual se acumularon U$S 7365 millones. En el total de la inversión extranjera, tal como se la contabiliza en el balance de pagos, el país registró un descenso del 41% interanual por el ya mencionado pago a Repsol por la expropiación de YPF. Pero este dato no debe ser tomado en cuenta a la hora de evaluar la voluntad de los empresarios de invertir en la Argentina, dado que en 2014 la Argentina le pagó a Repsol U$S 5000 millones por las acciones de YPF, lo que contabiliza como una nacionalización, y se cuenta en valores negativos en la balanza de pagos.

Como al descontar ese efecto los niveles de IED aumentaron, se puede concluir que ni la expropiación de YPF ni el conflicto con los fondos buitre han tenido un efecto de desincentivo relevante en las grandes empresas transnacionales en materia de inversiones.

En el informe de CEPAL se destacó a Vaca Muerta como un lugar de gran potencial para la IED, marcado por el acuerdo entre Chevron e YPF por U$S 1600 millones. Petronas (de Malasia) anunció IED por U$S 550 millones para acciones comunes con YPF y Shell y Total anunció inversiones por otros U$S 550 millones con la compañía local Gas y Petroleo de Neuquén. “Fuentes no oficiales señalan que la compañía rusa Gazprom habría propuesto realizar inversiones por el valor de U$S 1000 millones”, señaló el documento, que estimó el potencial de Vaca Muerta en U$S 15.000 millones en IED.

El informe también destacó las inversiones de U$S 450 millones de la minera Yamana Gold en la mina de oro Cerro Moro; la ejecución del 60% de un plan de U$S 800 millones de Toyota y los U$S 720 millones invertidos por General Motors.

Cabe recordar que la semana pasada la consultora Tendencias Económicas afirmó en un documento que los proyectos de inversión vigentes en el primer cuatrimestre de 2015 suman U$S 31.000 millones, liderados por el sector Energía y Combustibles (U$S 24.000 millones, de los cuales U$S 14.700 millones pertenecen a proyectos estatales como la construcción de dos centrales nucleares y el Gasoducto del Noroeste). También habrá una inversión pública con capitales chinos por U$S 475 millones para el parque eólico El Angelito. A esto se le suman los acuerdos de la empresa Electroingeniería con firmas chinas para realizar la represa en Chihuido, Neuquén y la subsidiaria de Exxon Mobil, XTO, completará en la misma provincia una inversión de U$S 500 millones.

En comparación con los vecinos, el desempeño de la Argentina es mayor al promedio. El 2,75% de crecimiento de la IED se puede comparar con la caída del 2% en Brasil, o la del 9% de Uruguay. Los países más afectados por un reflujo de los capitales fueron Bolivia (-63%) y Venezuela (-88%).

Las multinacionales con origen en América Latina no escapan al declive de los flujos inversores: "Las salidas de IED de los países de América Latina y el Caribe disminuyeron sustancialmente por segundo año consecutivo y se situaron en 29.162 millones de dólares en 2014", dijo la CEPAL. La caída del 12% entre 2014 y 2013 es mayor si se compara la cifra del último año contra el promedio anual de U$S 46.800 millones entre 2010 y 2012.

CEPAL explicó que "dado que la mayoría de las inversiones de las economías de América Latina y el Caribe en el exterior siguen dirigiéndose a la propia región, cualquier empeoramiento de las perspectivas de inversión a nivel regional también afecta a las salidas de IED".

Hubo países que superaron el resultado de la Argentina. Es el caso de Paraguay, que tuvo un incremento de las inversiones del 234% aunque desde un piso muy bajo y relacionadas con autopartistas que exportan a la Argentina y Brasil.

También en Chile la IED aumentó un 14%, pero no debido a nuevas inversiones, sino a las extranjerizaciones de empresas nacionales: la española Gas Natural Fenosa compró a la Compañía General de Electricidad (que posee un 40% del mercado), la estadounidense Abbott Laboratories obtuvo CFR Pharmaceuticals y la brasilera Itaú adquirió la mayoría de Corpbanca.

Contracara

La contracara de la inversión extranjera son las rentas que las empresas remiten a sus casas matrices. Si bien se ha reducido en los últimos años, el incremento del stock invertido genera un aumento en la salida de divisas. Para América Latina el déficit por IED llega a U$S 100.000 millones y es el principal factor del déficit en cuenta corriente (2,7% del PBI regional).