El dibujante y humorista argentino Carlos Loiseau, más conocido como Caloi, pero aun más por haber dado vida a esa simpática criatura sin manos llamada Clemente, murió ayer a los 63 años en la Ciudad de Buenos Aires tras padecer una cruel enfermedad. Se encontraba internado en el Instituto del Diagnóstico de Buenos Aires, y su muerte se produjo durante la madrugada, cerca de las 3:30. Su historieta Clemente –que trataba sobre las reflexiones urbanas, entre filosóficas y costumbristas, de un extraño pájaro con espíritu muy argentino y porteño, y que acompañaba la portentosa Mulatona–, comenzó a salir en el diario Clarín en el año 1973, junto a los dibujos semanales que dio en llamar Caloidoscopio. Era la época de Lanusse y el Gran Acuerdo Nacional, años de apertura y movilizaciones, según dice Elvio Gandolfo en una entrevista que le hizo en 1996 para la revista Viva, y que reproduce el site del humorista. En 1982, Caloi llegó a la televisión con cortos en los que Clemente alentaba, junto a hinchadas nacionales, a los diferentes equipos de fútbol que compitieron en el Mundial de ese año en España. Sus primeros trabajos fueron publicados en la mítica revista Tía Vicenta en el año 1966. En 1970 realizó su primer cortometraje, al que tituló Las invasiones inglesas. Entre 1968 y 1971 fue dibujante de la revista Análisis en las secciones humorística y política. También colaboró con la revista deportiva El Gráfico, entre 1976 y 1982. Muchos recuerdan la muestra organizada en torno a su obra, del año 1987 y denominada 20 años no es nada, que fue visitada por unas 110 mil personas. Hace apenas una semana se estrenó su última creación, dirigida por su mujer, María Verónica Ramírez, un largometraje de animación llamado Ánima Buenos Aires, de la que participaron Carlos Nine, Pablo y Florencia Faivre, Pablo Rodríguez Jáuregui, Mario Rulloni y Juan Pablo Zaramella.

Leé la nota completa en el sitio de Tiempo Argentino - Murió Caloi, el padre de Clemente