La familia de Luciano Arruga denunció hoy a traves de un comunicado amenazas y un grave atentado: le incendiaron el auto a Vanesa Orieta, hermana del joven asesinado.

Arruga desapareció el 30 de enero de 2009, a los 16 años, cuando salió de su casa para ir a un ciber en Lomas del Mirador. El joven era permenentemente hostigado por fuerzas de seguridad de su barrio que lo amedrentaban para obligarlo a robar para ellos. Algo que Luciano nunca aceptó hacer.

Después de cinco años de lucha, su cuerpo apareció en 2014, y ahí se supo que había muerto "supuestamente" atropellado y enterrado con NN.

Pero en todos estos años de búsqueda de la verdad, su familia no dejó de sufrir amenzas de parte de los principales acusados, los policías que estaban sospechados de haberlo torturado. Uno de ellos, el ex integrante de la fuerza bonaerense Julio Diego Torales, acusado de torturar al joven el 22 de septiembre de 2008, fue condenado a 10 años de prisión por el Tribunal Oral Criminal 3 de La Matanza, el pasado 15 de mayo.

Luego de que el auto de su hermana Vanesa Orieta apareciese incendiado el pasado 7 de junio, la familia de Luciano Arruga decidió salir a denunciar las amenzas y el hostigamiento que padecen a diario a través de una cronología.