- Me dejás y te prendo fuego.

Laura Fredes, de 35 años, escuchaba a su pareja con todo el cuerpo empapado en alcohol. No era la primera vez que Jonathan Alejandro López, de 26, la amenazaba y golpeaba. Tampoco fue la última. El domingo pasado él la atacó y ella agarró un cuchillo de la cocina para defenderse; él se lo sacó y con el mango la golpeó varias veces en la cara.

Laura y su ex pareja vivieron juntos durante un año. Apróximadamente a los tres meses de relación, la familia de ella empezó a notar que tenía moretones. “Cada vez le pegaba más, pero ella no quería denunciarlo. En una oportunidad incluso la asfixió. La tenía encerrada, no tenía celular, nosotros nunca podíamos hablar con ella”, contó su hermana, Angie, a INFOnews.

El domingo, los seis hijos de Laura fueron testigos de la agresión. La más chica, una beba de 7 meses, también es hija de López. Después de golpearla, él escapó y Laura fue trasladada al hospital de Morón. Además, se acercó a la Comisaría de la Mujer a hacer la denuncia. “¿Qué hiciste?”, le preguntó la oficial que la atendió al verle la cara marcada por los golpes.

En el juzgado de violencia de género número 10 la fiscal Paula Hondeville ordenó una restricción perimetral para López. “Fueron a su domicilio para notificarlo pero no había nadie. Se escapó, no lo van a encontrar en la casa. Y todavía él no está notificado de la medida”, explicó Angie.

El lunes, López se acercó hasta la casa de Angie, donde está viviendo Laura con sus seis hijos. Ella accionó un botón antipánico  pero emitió un alerta en Escobar, a aproximadamente 60 kilómetros de donde estaban, en Haedo. Según les explicaron, el aparato había tenido una falla técnica. Cuando llegó la Policía, López se había escapado de nuevo. 

“Igualmente, no está prófugo, porque no tiene pedido de captura. La fiscal nos dijo que no puede ir detenido, a pesar de la gravedad del hecho, porque los únicos testigos son menores de edad”, aseguró Angie.

Otra de las medidas que fue ordenada, es que Laura tenga una custodia fija. “Desde Traslado y Custodia de la departamental de Morón me dijeron que no había personal porque estaban con muchos casos y no me podían dar una custodia fija. Nos ofrecieron una custodia dinámica,  por lo que en caso de necesitarlo podemos contactar a los oficiales que andan rondando por la zona”, detalló Angie.

Por otra parte, a Laura le ofrecieron que vaya a un refugio con sus hijos más chicos, de 7 meses y dos años, pero no podía alojarse ahí con el resto de los nenes, dos mellizos de 10 años, uno de 14 y otro de 12. No quería dejar a sus hijos solos y se fue a vivir con su mamá y su hermana. “Somos todas mujeres, no hay ningún hombre en la casa”, explicó Angie.

Lo que pedimos es que les den asistencia psicológica a los chicos, porque están muy mal. Ayer se pusieron a discutir entre ellos y uno de 10 años agarró un cuchillo. Dijo que lo hizo porque vio que su mamá tenía un cuchillo cuando discutió con López”, contó la hermana de la víctima.

“Laura llora todo el tiempo. No tiene ganas de seguir, tiene miedo. No sale a ningún lado, no quiere hablar. Está muy desvalorizada y tiene mucha vergüenza. Pedimos que nos ayuden porque esta situación es tremenda. La perimetral no sirve de nada. Queremos que le den una custodia fija”, pidió Angie.