La esposa de Martín Lanatta, el condenado a prisión perpetua por el Triple Crimen de General Rodríguez, afirmó que su marido "mintió" cuando vinculó al jefe de Gabinete Aníbal Fernández en el programa Periodismo para Todos emitido el pasado domingo, a una semana días de las PASO y aseguró que "jamás lo nombró".

"No sé por qué lo hizo, porque que yo sepa no obtiene ningún beneficio. Y si lo hizo por plata acá nunca vimos ni un peso", respondió Mariela Juncal en una entrevista que publica hoy la revista Noticias, donde además aseguró que su marido "jamás" nombró a Aníbal Fernández durante los quince años de matrimonio, y que tampoco le nombró a ninguna 'Morsa'", apodo utilizado por él durante su testimonio en el juicio. 

"No sé por qué lo hizo, porque que yo sepa no obtiene ningún beneficio".

"A mí me sorprendió más que a nadie. Yo sabía que le había dado una nota porque él mismo me lo contó el sábado anterior al programa, pero jamás imaginé que iba a decir lo que dijo", afirmó al referirse a las declaraciones del condenado en el programa Periodismo para Todos que conduce Jorge Lanata en Canal 13.

Explicó que desde hace "tres años y medio" terminó su relación, aunque lleva a los cuatro hijos del matrimonio a visitarlo a la cárcel "cada tres o cuatro meses", pero que el miércoles anterior la llamó para que fuera a la cárcel porque tenía que hablar con ella "urgente".

"Me dijo que mirara el programa del gordo Lanata mañana (por el domingo 2 de agosto) porque le había dado una entrevista" señaló, y agregó que cuando le preguntó qué le había dicho al periodista le respondió que "no me preocupara que no era nada malo".

En la entrevista negó también que su marido le mencionara a Ibar Pérez Corradi, prófugo de la justicia en la misma causa, y que a pesar de que su marido tenía varias denuncias por violencia, sólo una vez intervino en una pelea entre su hijo y el hijo de un vecino.
Sobre el nivel de vida que mantenía Lanatta, Juncal explicó que "mi casa se cae a pedazos. Yo no recibí ayuda ni de la familia de Martín, ni de Cristian Lanatta, ni de nadie. Vivo y mantengo a mis hijos gracias a lo que cobro por la Asignación Universal por Hijo" y que a su marido "le gustaba aparentar porque decía que tenía que hacerlo para vender relojes".

"El Audi lo tuve que devolver porque nunca lo pagó y los relojes los llevé yo a la joyería porque los tenía en consignación", sostuvo y admitió que "acá nunca trajo nada. Jamás lo ví con tanta plata como dice en la entrevista que él manejaba". "Si me ocultó cosas fue para protegernos. Yo puedo hablar por lo que conocí", afirmó Juncal en otro tramo del reportaje.