El gobernador del Chaco, Jorge Capitanich, solicitó ayer que en la próxima elección de esa provincia, que tendrá lugar el 20 de septiembre, participen “veedores internacionales” y se desplieguen fuerzas de seguridad de carácter federal. La solicitud, que no es habitual para un comicio de este tipo –se eligen cargos locales-, pretende anticiparse a la instalación de un clima de sospecha por parte de sectores opositores y de los medios concentrados. “Queremos agudizar las tareas para brindar transparencia y seguridad al acto comicial del 20 de septiembre, ya que todo el país va a estar mirando lo que suceda (en Chaco). Se está trabajando en conjunto con las autoridades electorales para lograr un transparente desarrollo de las elecciones provinciales y municipales”, aseguró el ministro de Gobierno, Justicia y Seguridad de la administración chaqueña, Javier Oteo. Los dichos del funcionario se conocieron ayer, luego de que Capitanich se reuniera con los miembros del Tribunal Electoral del Chaco, que tiene a su cargo la supervisión del llamado a las urnas, informó Tiempo Argentino.

La reunión de Capitanich con los jueces electorales se realizó a pedido del propio gobernador. El tema de análisis de la charla fue evitar que se repitan los hechos confusos y las irregularidades vividas en Tucumán. La propia presidenta del tribunal, María Luisa Lucas, informó después del encuentro que habían aceptado el pedido de reunión –interpuesto por Capitanich- porque compartían “la misma preocupación y el mismo objetivo de trabajar para garantizar la transparencia y seguridad en las próximas elecciones provinciales y municipales”. De la reunión también participaron los jueces Diego Derewicki y Olga Lockett; la procuradora fiscal María Marta Verón y la directora de políticas electorales del ministerio de Gobierno, Elena Fragoso. “Chaco se caracteriza por ser un ejemplo a nivel nacional por la gran participación del electorado y por el normal desenvolvimiento de los actos electorales”, subrayó la jueza Lucas durante su contacto con la prensa.

La elección del 20 de septiembre en Chaco tendrá algunas particularidades. Al igual que sucedió en Salta, en un porcentaje bastante significativo de las mesas de votación (alrededor del 30% a nivel provincial) se utilizará el voto electrónico con doble vía: aparte del voto electrónico, las máquinas electorales expiden un comprobante impreso del partido elegido por el votante. Según informaron a Tiempo desde el gobierno chaqueño, el voto electrónico se concentrará sobre todo en la capital, Resistencia, y otras ciudades y localidades grandes. En Chaco aseguran que los antecedentes electorales de la provincia reflejan una tradición de transparencia y rigurosidad en el recuento, incluso cuando estuvieron en juego diferencias mínimas, que se explica por una costumbre histórica que se adoptó tras la recuperación de la democracia en 1983: que el principal partido de oposición promovía al presidente del Tribunal Electoral, en una suerte de contrapeso del Ejecutivo provincial.

Esa tradición del Chaco explica por qué, luego de que Capitanich ganara la elección de 2007 por un estrecho margen (46,95% contra 46,21% del radical Ángel Rozas, con una diferencia de sólo 1017 votos), el Tribunal Electoral pasó a tener una composición con predominio de magistrados simpatizantes o ligados a la UCR. Esta práctica, sostienen en el gobierno provincial, está instalada en la cultura política chaqueña. Por eso, continúan, haría muy difícil que el 20 de septiembre ocurran hechos extraños o similares a lo acontecido en Tucumán.

Macri y Massa buscaron su foto con Aída Ayala

Los candidatos presidenciales de Cambiemos y de Unidos por una Nueva Alternativa, Mauricio Macri y Sergio Massa, respectivamente, viajaron al Chaco con apenas horas de diferencia, para mostrarse junto a la candidata a gobernadora del Frente Vamos Chaco, Aída Ayala, para apoyarla de cara a las elecciones provinciales que se realizarán el 20 de septiembre.

Ayala, actual intendenta de Resistencia, logró el 37,32% de los votos en las elecciones Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias que se realizaron en la provincia en mayo, logrando el segundo lugar detrás del Frente Para la Victoria (59,81%), y muy por debajo del entonces precandidato y ganador en la interna Domingo Peppo, quien obtuvo 334.249 votos frente a los 219.707 de la dirigente de origen radical.

Sin embargo, ese caudal de votos que reflejó el apoyo de una importante minoría de los chaqueños a Ayala resulta interesante para los dos precandidatos más importantes de la oposición al Frente para la Victoria, ya que, como en Tucumán, en Ayala confluye la oposición unida contra el candidato del FPV. El acuerdo de Ayala con Massa y Macri comenzó a finales del año pasado, cuando empezaban a trazarse las alianzas partidarias de cara a octubre; y el Frente Vamos Chaco logró aglutinar a la mayoría de la oposición.

Massa estuvo en la provincia el lunes por la tarde. Visitó en Resistencia un merendero en un asentamiento y el barrio Fontana junto a Ayala, además del diputado Roy Nikish. Ayer por la mañana, Macri siguió los pasos del tigrense y convocó a "los peronistas desencantados con los gobiernos kirchneristas" a que se sumen al "cambio que viene a unir, cuidar, terminar con las confrontaciones".