La Cámara Federal de Casación Penal confirmó hoy la condena para los integrantes de Callejeros y la titular de Abuelas de Plaza de Mayo salió en defensa de los músicos. “Me pareció injusto el castigo, me parece que hay un ensañamiento de los familiares de los jóvenes que murieron”, afirmó Estela de Carlotto en diálogo con CN23.

“Voy a seguir apoyándolos, tengo que hablarlo con mi familia y con la institución”, explicó Carlotto, quien afirmó que los miembros de la banda “no son culpables en lo absoluto”. "Ellos saben que los voy a ayudar en todo lo que pueda. Creo que les hace mucha falta recibir cariño ante lo que ha pasado”, agregó.

“No entiendo que el dolor sea furioso, de venganza, de expresiones rencorosas”

Me pareció injusto el castigo, me parece que hay un ensañamiento de los familiares de los jóvenes que murieron. Puedo comprender su dolor, pero porque están vivos, matarlos… porque es una muerte mandarlos a la cárcel”, expresó Carlotto.

Luego, agregó: “No entiendo que el dolor sea furioso, de venganza, de expresiones rencorosas”. Y distinguió: “Hay dos grupos, unos padres con los que puedo hablar y entenderme y otro que son irracionales, que me agredieron a la salida de un teatro, me tiraron huevos. Es una agresión que en mi vida me imagine que iba a vivir. Después me vinieron a ver pero más que pedirme disculpas me siguieron agrediendo”.

"Me pareció injusto el castigo, me parece que hay un ensañamiento de los familiares de los jóvenes que murieron"

La titular de Abuelas contó que conoce a la banda de antes de la tragedia de Once por uno de sus nietos que es músico, pero que no es, Guido. “Mi expresión de ‘voy con ellos’ la dije de corazón”, explicó luego en referencia a una declaración hecha a principios de mes: "Si los chicos de Callejeros van presos, yo voy con ellos".

La sentencia dada a conocer hoy al mediodía cumple con lo dispuesto en agosto del año pasado por la Corte Suprema de Justicia, que ordenó a Casación revisar el fallo de 2012 en el que había condenado a los músicos a penas de hasta 7 años de prisión. Como en la sentencia de primera instancia habían sido absueltos, el máximo tribunal avaló el recurso de queda de los músicos y basándose en el criterio del “doble conforme” estableció la revisión de la condena.