El ala política del nuevo presidente francés, François Hollande, volvió a encabezar la primera ronda de las elecciones legislativas celebradas este domingo en Francia, cinco semanas después de que resultara elegido el mandatario socialista, según indican los primeros resultados esta tarde a boca de urna.

Las cifras oficiales señalan que el Partido Socialista (PS) de Hollande habría obtenido un 35 por ciento para ingresar en la Asamblea Nacional, primer recinto parlamentario.

Los resultados definitivos se conocerán luego de la segunda ronda electoral, a celebrarse el 17 de junio. En total, el partido Socialista espera lograr al menos 275 bancas. Junto con las entre 12 y 16 bancas estimadas para los Verdes, posibles socios de coalición, y las entre 13 y 18 del Frente de Izquierda, el ala nucleada en torno al socialismo podría lograr la mayoría absoluta en el recinto, en total de 577 bancas.

Según las cifras preliminares, el partido del ex mandatario Nicolas Sarkozy, la Unión por un Movimiento Popular (UMP), también habría logrado contar con aproximadamente un 35 por ciento de los respaldos a nivel nacional, un resultado por demás parejo con el partido oficialista. Sin embargo, ante la falta de eventuales alianzas, es muy probable que la UMP deba contentarse con pasar a representar las filas de la oposición.

Para ser elegido en primera vuelta haría falta el 50 por ciento de los votos, algo que muy pocos consiguen. Todos los partidos que reciban al menos un 12,5 por ciento de apoyo en su distrito pasarán a la segunda ronda.

En caso de darse una nueva mayoría en la Asamblea Nacional, la izquierda francesa decidirá prácticamente sin obstáculos el rumbo que tomará la política de la segunda mayor economía de Europa.

De confirmarse el próximo domingo esta tendencia, sería la primera vez que un partido de izquierdas logra ocupar en Francia la presidencia y al mismo tiempo contar con la mayoría en ambas cámaras del Parlamento. En el Senado, la izquierda ya representa la mayoría desde el año pasado.

Este domingo, el ala de derechas de Marine Le Pen volvió a obtener entre un 13 y un 14 por ciento. En la localidad de Hénin-Beaumont incluso tuvo una aplastante victoria ante el izquierdista Jean-Luc Mélenchon. "Lamentablemente no fue suficiente (...) Ella estará en la segunda ronda, no yo", admitió su rival ante las cámaras.

No obstante, al no tener aliados, el Frente Nacional de Le Pen no ocuparía más que algunas pocas bancas. Fuentes locales aseguran que a lo sumo lograría hacer ingresar a tres representantes. La presidenta del PS, Martine Aubry, subrayó en televisión que hará todo lo posible en la segunda ronda para evitar que el partido de Le Pen obtenga gran respaldo.

Hollande ha puesto grandes expectativas en obtener la mayoría en el poder legislativo, de modo de poder llevar adelante una reforma impositiva que apunte a aumentar las cargas fiscales de los sectores de mayores ingresos y de las entidades financieras.

También prevé hacer reformas en la legislación jubilatoria.

Este domingo 46 millones de franceses estaban llamados a votar. A las urnas concurrió aproximadamente un 60 por ciento de los habilitados.