En Latinoamérica y en especial en nuestro país, el hip hop es uno de los movimientos contraculturales que ha tomado más impulso y relevancia en los últimos diez años, sobre todo entre los jóvenes. Gracias a su capacidad para poner en palabras la realidad y los sentimientos de quienes participan de esta cultura, ha logrado amalgamar una identidad que se resignifica y crece constantemente de la mano de una cualidad central: la improvisación. Los mismos atributos que ha puesto en juego tradicionalmente otro género, bien autóctono: el de la payada criolla.

Según consignó Tiempo Argentino, en el marco del festival Néctar, en Tecnópolis, se generó un encuentro entre las dos expresiones musicales, o más contienda intelectual entre payadores y raperos, grandes exponentes de la rima y el ritmo, subidos a un escenario, en una épica batalla léxica.

No bien arranca la justa, en el escenario del Galpón Joven de la megaferia de Villa Martelli, la improvisación impera y provoca la euforia del público. “Es muy bueno hacer un duelo porque nos llevamos bien, y de esta forma la gente puede entender mejor lo que hacemos. No buscamos herirnos, sino divertirnos. Nos 'rapeamos' sanamente. La onda es ir con la mente en blanco, a disfrutar y sorprenderse”, explica el rapero Sony, minutos después de bajar del escenario.

La batalla de rimas fue de el gran cierre de la segunda entrega de Néctar en Tecnópolis, que durante tres días exhibió shows, talleres y foros.

El eje central del show gira en torno a la disputa de ideas mediante el ingenio rimado y la capacidad para improvisar. Con la presencia como curador de Mustafa Yoda, rapero y juez internacional de esta disciplina, tanto payadores como hip hoperos hicieron gritar a la platea. Alcanzó con pedirles que levantaran un elemento cualquiera, y así como quien ya tiene todo ensayado, se atrevieron a improvisar raps y payadas uniendo todos los elementos que veían entre el público: un mate, una bandera, un libro, una mochila, un encendedor, botellas, celulares y cuanto elemento pudieron divisar. 

“En otras oportunidades ya lo hicimos. Lo que defendemos es el arte del payador, y aquí se mezcla lo urbano con lo criollo. Somos poesía improvisada ambos. Nuestra vida es improvisación, miramos todo desde la parte poética y buscamos sacarle una rima a la vida misma.  Y cuando logramos fusionarlo, vimos que los raperos en cierto modo llevan el mismo estilo de vida que nosotros”, asegura Emanuel Gaboto, payador estrella. 

La batalla de rimas fue de el gran cierre de la segunda entrega de Néctar en Tecnópolis, que durante tres días exhibió shows, talleres y foros, posicionándose como un importante punto de encuentro y visibilización de culturas urbanas.

Néctar tuvo a representantes de los cuatro elementos del género hip hop: MCs, DJs, breakers y graffiteros, representados por artistas nacionales e internacionales que compartieron espacios de intercambio, escenarios, pistas de baile, bandejas, murales y rampas.

Vitae fest

Más de 100 mil personas participaron ayer del "Vitae Fest 2015" realizado en Tecnópolis, que ofreció la representación teatral de la épica bíblica del profeta Elías en el Monte Carmelo, así como las actuaciones de diversos artistas y conjuntos de música cristiana.

Una caminata contra el cáncer de mama

Más de 10 mil personas de todas las edades participaron ayer de la 11° Caminata AVON contra el Cáncer de Mama, en los bosques de Palermo, con el propósito de generar conciencia acerca de la importancia de la detección temprana de esa enfermedad. 

La multitudinaria marcha se inició a las 8:30 en la intersección de las avenidas Figueroa Alcorta y Sarmiento, bajo dos modalidades: una caminata participativa de tres kilómetros y la carrera competitiva de diez.