Según consignó Tiempo Argentino, unas mil personas  se juntaron ayer en Plaza San Martín, en el barrio de Retiro, para celebrar la novena edición de la “Zombie Walk”, que coincide este año con el cierre de los festejos de la Noche de Brujas o Halloween, esa celebración celta que llegó a Estados Unidos con la migración irlandesa.

A medio camino entre la performance, el teatro callejero y el piquete sangriento, los chicos mostraron su pasión por los zombies que, como asegura el histórico animador del movimiento, Reynaldo Rataplin, “están más vivos que muchos seres humanos que se ven en Buenos Aires yendo a la oficina”. 

“Lo que hicimos fue una ‘pacifestación’, una reunión pública, festiva y pacífica, con la idea de fomentar la conciencia social y la evolución hacia una sociedad mejor”.

Con mucho rojo sangre y la buscada palidez del rostro, el amor ficcional por la antropofagia, el estado de descomposición y el andar sin conciencia y a la deriva, el fenómeno crece año a año, con espectáculos varios, mucha música, y diversos manifiestos.

“Lo que hicimos fue una ‘pacifestación’, una reunión pública, festiva y pacífica, con la idea de fomentar la conciencia social y la evolución hacia una sociedad mejor”, añadió Rataplin, con un aspecto que espantaba. Lo recaudado será donado al comedor Los Piletones de Margarita Barrientos.