"Que todo sea para bien de todos los argentinos. Discúlpenme si estos días tuve por este medio comentarios que a algunos les pudo molestar. Es que mi corazón me dejó llevar. Ganó un partido al cual aprecio, pero más amo a Dios y a todos los que aman a Dios. Gracias a todos, Argentina para Cristo." El día después de la primera vuelta de elecciones nacionales, apareció en el muro de Facebook de la Comunidad de Oración Jesús Pan de Vida este mensaje. Lo firmó el padre Fernando Abraham, de la Parroquia Nuestra Señora del Rosario, de Avellaneda. Reconocido por su carisma en misas de tono evangelista y hasta apuntado como un religioso presuntamente sanador y "ungido por el Espíritu Santo", ha utilizado desde siempre la Iglesia para hacer matizar el mensaje de Dios con una campaña nada solapada a favor de Cambiemos, la fuerza política que conduce Mauricio Macri. 

Según consignó Tiempo Argentino, hace unas semanas, incluso, prestó las instalaciones de la parroquia cita en la calle Giribone 925 para una reunión de fiscales. La noticia se subió a las redes sociales el 14 de octubre, con foto y la leyenda "Gracias por tu compromiso y lealtad hacia todos los argentinos". Por los pasillos de la iglesia circulan casi todos los fines de semana Gladys González, candidata de Cambiemos en Avellaneda –que cayó ante el oficialista Jorge Ferraresi en los últimos comicios por la intendencia– y varios concejales de la fuerza de Macri. Inclusive, el viernes previo a las elecciones del 25, el cura Abraham se fotografió en la capilla con los padres del cocinero Martiniano Molina, candidato macrista y flamante intendente de Quilmes. Las congregaciones dominicales del padre Abraham han logrado cosechar además a muchos personajes de la farándula, periodistas y hasta músicos de rock como Juanse. El ex líder de los Ratones Paranoicos confiesa que el religioso lo ayudó a "buscar experiencias que van más allá de lo superficial". Inclusive, el padre se permitió en varias ocasiones visitar locales partidarios, uno de ellos el del ex massista y luego macrista José Alessi, en Piñeiro, una localidad dentro del partido de Avellaneda. Y en junio de este año se tomó fotos con Gladys González y Sergio Bergman en la previa a una reunión de apoyo de candidatura para la entonces postulante a intendenta comunal. Son habituales además las fotos junto a Gabriela Michetti, candidata a vicepresidenta de Mauricio Macri, a la cual le entregó la cruz oficial de la capilla.

El padre realiza confesiones especiales vía Internet, y además es reconocido por la imposición de manos, una práctica de la medicina bastante cuestionada.

La campaña de María Eugenia Vidal, recientemente electa gobernadora bonaerense fue una de las últimas excursiones de proselitismo de Abraham en las redes. "El voto es útil, Cambiemos. Tu voto a (Felipe) Solá ayuda a Aníbal (Fernández)", posteó en el Facebook. Luego, una vez que la periodista Liliana López Foresi alertó sobre la movida política, el cura empezó a eliminar las imágenes subidas, pero los registros quedaron en artículos que realizó la agencia digital barrial El Vigía. Otra de las fotos que ilustró las redes en esos días fue un videograph de un canal de noticias que decía "la Iglesia, clave en la elección en la provincia". Y otro que rezaba que "en la Provincia no hay ballottage, por un voto se gana. Dios nos ilumine." Cabe aclarar que, más allá de las decisiones naturales y respetables del votante, aquí se critica sólo la actitud partidaria de un párroco, no la libertad de elegir la opción que se considere más conveniente. 

A pesar de los preceptos de la Iglesia, el cura no oculta su pertenencia partidaria y hasta postea imágenes cuestionables para la doctrina. "Sigan votando a los mismos, pero después no me vengan a pedir milagros, giles!" De boca de un Dios caricaturizado que mira desde el Cielo surge la queja. "Es para sonreír", comentó el párroco en la red social el 22 de octubre. Abraham baja además línea política partidaria desde la Radio María (FM 90.7), emisora de alcance en Avellaneda y Lanús centrada en el mensaje a los fieles religiosos. 

Si bien los religiosos tienen una tendencia o siguen una doctrina que podría leerse como una mirada política de la sociedad, la realidad indica que la Iglesia prohíbe expresamente el pronunciamiento político partidario. Sin ir demasiado lejos, en 2000 el padre Luis Farinelo le pidió al fallecido obispo de Quilmes Jorge Novak, licencia para ser candidato a senador nacional. No fue electo en el cargo y en 2003 volvió a dar misa. Algo similar ocurrió con Juan Carlos Molina, que asumió en la Sedronar en 2013 y renunció en mayo de 2015. Para aceptar el cargo, el obispo Miguel Ángel D'Annibale le retiró previamente las licencias ministeriales. En abril de este año, otro cura cordobés pidió apartarse de la Iglesia para ser candidato del Frente para la Victoria (FPV).

Según explicaron a este diario estudiosos de la religión, la prohibición está explicitada en el Código de Derecho Canónico y otras normas. En el canon 287 se apunta que "no han de participar (los clérigos) activamente en partidos políticos ni en la dirección de asociaciones sindicales, a no ser que según el juicio de la autoridad eclesiástica competente, lo exijan la defensa de los derechos de la Iglesia o la promoción del bien común". Y en otras normativas se agrega que "las actividades políticas y sindicales son cosas en sí mismas buenas, pero son ajenas al estado clerical, ya que pueden constituir un grave peligro de ruptura de la comunión eclesial" (Congregación para el Clero, Directorio para el Ministerio y la Vida de los Presbíteros, n. 23). 

Las posiciones de Abraham en las redes logran incluso un efecto cruce de comentarios entre los fieles, algunos le cuestionan su participación partidaria. Otros, lo justifican: "Tengo que decir sino me ahogo (sic): A los que dicen que la Iglesia no debe meterse en política, yo les digo que fueron Alberti en 1810, Fray Justo Santa María de Oro en 1816, que fue Fray Luis Beltran, fueron curas que lucharon por la Patria Grande. Cristo nos quiere libres, y como tal debemos actuar", posteado el 27 de octubre. 

Sanación y confesiones virtuales 

Abraham mantiene una importante ascendencia en el barrio y entre los fieles, celosos cuidadores del templo de la calle Giribone. Un edificio imponente, con un tono claramente identificado con el estilo evangelista. El padre realiza confesiones especiales vía Internet, y además es reconocido por la imposición de manos, una práctica de la medicina bastante cuestionada, que se asocia en diferentes religiones a la sanación. 

Hace unos meses, el diario digital En la mira, de Avellaneda, publicó una entrevista a Abraham en la que se le consulta por su supuesto poder de sanación. Un rumor muy difundido entre los curas de la región sur del Conurbano. "Padre Abraham: el sacerdote que le ganó a Tinelli", se tituló el artículo, por la gran convocatoria de sus misas. "Hace imposición de manos, a la gente le gusta mucho, viene de todas partes, ¿qué hay de milagroso en esto?", preguntó el periodista. "Mucha gente busca la bendición de Dios, y una expresión que hacia Jesús, que lo hicieron los apóstoles, el que impone las manos es el sacerdote, pero el que sana es Dios, entonces la gente está ávida de eso, porque es un signo, la gente necesita un signo, con el cual identificarse, aferrase, yo lo puedo decir a la gente, bueno Dios te bendiga, en el nombre del padre, del hijo y del Espíritu Santo en la procesión, y ya está. Pero la gente viene a buscar la señal, la cereza de la torta y creo que es la imposición de manos, he visto signos", respondió Abraham. 

En la zona se especula con que estas "sanaciones" son rentadas, pero los montos son difíciles de probar. Luego, dos preguntas más bien inductivas. "Bajas línea, Fernando?", el cura se ríe y responde que "antes era más, ahora como que estoy más apaciguado porque creo que uno tiene que ejercer en toda la misericordia y tiene que opinar. Uno es radical en el sentido radical de la fe, pero todo lo que pueda ser político, social o cultural es  opinable, yo pongo mi opinión, porque creo en lo mejor, por ahí otro cree que otra cosa es lo mejor, pero en un ambiente por ejemplo grupal o así informal, uno puede dar su opinión, no soy el padre, es Fernando, Fernando le gusta tal cosa, yo por ejemplo he notado que el Facebook de la comunidad, cuando a veces he puesto alguna cosita que soslaya algo que pueda dar la idea de que es, pero yo te puedo decir esto." Para finalizar, le repreguntan si "igualmente creés que en Argentina se va a dar un cambio de ciclo?" Abraham contestó: "Yo creo que si uno mira la historia, por más que mire la historia de un diario, nada es eterno, vos fijate que en Cuba, Fidel Castro se hizo viejito, el hermano ahora ya va a Estados Unidos y dentro de poco van a decir Mc Donalds." Esta semana, el Papa Francisco hizo referencia a la relevancia que tiene el involucramiento político de las sociedades, un mensaje que el padre Abraham parece haberse tomado demasiado a pecho y que lo transformó en una posición partidaria por una fuerza política determinada.

Una trampa

"No dejes de ver este mensaje del Papa Francisco sobre el cristiano comprometido con la política", escribió en el muro de Facebook de la Iglesia. Fue un planteo engañoso, el Sumo Pontífice se refirió a la participación política pero jamás refirió a una definición partidaria dentro del ámbito de la institución.