El ex jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, habló de la fuga de los tres condenados por el crimen de General Rodríguez y consideró que puede tratarse de una “recompensa” por haberlo vinculado con los homicidios y el tráfico de efedrina durante la campaña electoral, cuando fue sindicado como “La Morsa”.

"Cuando pasó esto, lo poco que le pude contar a la sociedad argentina es que yo no sé quiénes son estas personas, que no tenía nada ver con ellos", explicó en referencia a Víctor Schillaci y los hermanos Martín y Cristian Lanatta.

"Seguramente les han prometido dinero. Alguien que está con condena a prisión perpetua no tiene nada que perder”

A su vez, el ex candidato a la gobernación bonaerense habló al eventual vínculo entre la fuga y la denuncia y explicó: “Que cada uno saque sus propias conclusiones. Yo no voy a cambiar mi manera de vivir porque se hayan fugado estos personajes. Yo ando solo”.

“En general, lo primero que se hace cuando ocurren situaciones de estas características es preocuparse y andar con una custodia. Yo no lo voy a hacer porque no tengo nada que ver con eso”, relató a Infobae.

"Estos tipos no tienen nada que perder porque su condena tiene características de cosa juzgada. Seguramente les han prometido dinero. Alguien que está con condena a prisión perpetua no tiene nada que perder, sus dichos son mendaces del primer momento hasta el último", concluyó Aníbal Fernández.

El exjefe de Gabinete había sido acusado en un programa de Jorge Lanata de ser el supuesto instigador de la muerte de Sebastián Forza, Damián Ferrón y Leopoldo Bina en General Rodríguez. 

La acusación fue difundida en medio de la campaña electoral y según el propio Aníbal Fernández, favoreció su derrota como candidato del Frente para la Victoria a gobernador bonaerense frente a María Eugenia Vidal.