El secretario de Derechos Humanos de la Nación, Claudio Avruj, adelantó que relevará a Horacio Pietragalla Corti de la presidencia del Archivo Nacional de la Memoria (ANM), un ente descentralizado que tiene un rol sumamente importante para el proceso de Memoria, Verdad y Justicia: preservar, conservar y difundir documentos y testimonios sobre las violaciones a los Derechos Humanos perpetrados por el Estado nacional. Incluso es un generador de pruebas judiciales. 

Según consignó Tiempo Argentino, Pietragalla Corti es el 75º nieto recuperado por las Abuelas de Plaza de Mayo. Restituyó su identidad el 4 de abril de 2003. Doce años después, el 6 de diciembre pasado, accedió al ANM por una decisión consensuada entre la ex presidenta Cristina Fernández y las asociaciones de Derechos Humanos. Tiene mandato por cuatro años. Por eso el anuncio del corrimiento del funcionario derivó en que los organismos solicitasen una audiencia con el presidente Mauricio Macri. Esgrimieron “preocupación por la situación de incertidumbre que atraviesa el Archivo Nacional de la Memoria” y “la ausencia de información acerca de las políticas que su gobierno va a implementar” en la materia.

“El temor de los organismos es que no se pueda seguir avanzando en las políticas de Memoria, Verdad y Justicia, fundamentalmente en los juicios contra los responsables civiles. El presidente del archivo es quien dispone los criterios de accesibilidad a la información”, afirmó Pietragalla Corti a Tiempo. “Sabemos que muchos de los grupos económicos que se favorecieron en esa dictadura hoy son poderosos. Y son los que financiaron parte de la campaña de Cambiemos”, sentenció desde su oficina ubicada en el predio de la ex Escuela de Mecánica de la Armada. Ayer, miles de personas se manifestaron en las puertas del Archivo para respaldar a su actual presidente y a la política de DD HH que se desplegó en la última década.

"Es muy amplio el rol que tiene el Estado. La justicia siempre tuvo la posibilidad de avanzar y solo lo hizo cuando el estado acompañó. Hoy lo vemos difícil".

El lunes 4 de enero Avruj  se reunió con los organismos y les informó que correría al actual presidente del Archivo. El martes previo, le había expresado en persona al propio Pietragalla Corti su decisión. No sólo eso. En ambos encuentros el funcionario “manifestó que ellos iban a decidir quién iba a estar a cargo del Archivo porque no estaban de acuerdo con que a mí me haya nombrado Cristina”, explicó el nieto recuperado a este diario. Y dijo que lo harían “sin consenso de los organismos. A lo sumo les iban a alcanzar el nombre para que sepan quién es”, según relató el ex legislador nacional.  

“Históricamente, los organismos tuvieron mucha presencia en este espacio. Este lugar está nutrido por la participación de ellos, por muchas víctimas del terrorismo de Estado, por familiares y sobrevivientes. En el archivo hay relatos de víctimas, documentación de juicios históricos, toda la investigación de la CONADEP y el juicio a las juntas. Tenemos un fondo documental de fotos y videos importantísimo. La mayoría de las causas de lesa humanidad que empezaron a partir de la caída de las leyes de impunidad están acá. Por ejemplo, el archivo tiene un área legal y cuando se estudian ascensos en las Fuerzas Armadas se nos consulta para ver los antecedentes. Y también para quienes se retiraron de las fuerzas y quieren ingresar en la seguridad privada. Se nos pregunta acá si tenemos antecedentes de delitos de lesa humanidad. Proveemos información a los tres poderes, Ejecutivo, Legislativo y Judicial. Somos generadores de pruebas”, continúa Pietragalla Corti. 

El Archivo Nacional de la Memoria tiene entre sus diferentes áreas, una destinada a la realización de investigaciones. “Se trabaja sobre archivos almacenados. Los digitalizados son muchos más fáciles de manipular. El sistema excalibur permite acceder a información más rápido. Pero no toda está digitalizada. También se recolecta y pide copias de archivos en otras provincias. Y hay archivos del exterior.  Acá están los archivos de Italia, que se cedieron a través de una gestión de los organismos. Si pensamos que esto lo pudo hacer el estado solo estamos equivocados. Hay mucha información de lo que pasó en países vecinos en este lugar”, señaló Pietragalla Corti.

De acuerdo al todavía presidente del organismo el Archivo tuvo un rol muy activo en la obtención de pruebas que fueron aportadas a la comisión bicameral que se conformó el año pasado para investigar los delitos económicos cometidos durante la última cívico-dictadura. “Mucha de la prueba de esa comisión se generó acá. Ahí ponemos el alerta hoy. El temor de los organismos es que no se pueda seguir avanzando en las políticas de Memoria, Verdad y Justicia, fundamentalmente en los juicios contra los responsables civiles. El presidente del archivo es quien dispone los criterios de accesibilidad a la información. Si no hay un acompañamiento de los organismos y solamente se pone a una persona política que responde a ellos (NdR: el macrismo), nos preocupa que se manipule la información del archivo. Sabemos que muchos de los grupos económicos que se favorecieron en esa dictadura hoy son poderosos. Y son los que financiaron parte de la campaña de Cambiemos”.

-Entre las empresas denunciadas por complicidad con el terrorismo de estado se encuentran Clarín, Ford, Mecedes Benz, el Ingenio Ledesma…

-Nosotros creemos que habrá un claro retroceso en esas causas. Estoy convencido de que el gobierno no está interesado en profundizar la política de derechos humanos. Sí, tal vez, busquen ampliar otras políticas direccionadas a la ampliación de los “nuevos derechos”. Nos preocupa para qué usarán los documentos que están en el archivo. Aquí hay mucha información sensible que se puede utilizar para darle cada vez más fortalecimiento a las políticas de Memoria, Verdad y Justicia pero si se pretende destruir esas políticas también se puede usar información del archivo.

-¿A qué información se refiere?

-A la declaración de una mujer dentro de un centro clandestino de detención, por ejemplo. Información sensible en lo personal de un ex detenido. Cuando se habla de continuar con los juicios no alcanza solo con que la justicia avance. El Estado debe dar un abordaje integral a esas políticas de Memora, Verdad y Justicia. Un testigo puede necesitar custodia, tal vez ser protegido en alguna causa. Necesita un acompañamiento de psicólogos. Ni hablar del rol de la Procuraduría General de la Nación para el aporte de pruebas a las causas. Es muy amplio el rol que tiene el Estado. La justicia siempre tuvo la posibilidad de avanzar y solo lo hizo cuando el estado acompañó. Hoy lo vemos difícil.

-¿Avruj le puso un plazo a usted en el cargo?

-No pero imagino que será en breve. 

-Le dijo que usted no va a continuar.

-Sí. Y no dio lugar a la negociación. No es que yo estoy cuidando mi puesto de trabajo. Tengo un rol político, más siendo parte de un organización de Derechos Humanos como Abuelas de Plaza de Mayo. Vengo de los organismos, fui diputado hasta diciembre del año pasado (por el FPV), tengo una orientación ideológica opuesta a la de ellos y eso lo hablé con Avruj. Él tiene que entender por qué muchos de los que somos parte de los organismos de Derechos Humanos militamos en el kirchnerismo. Avruj puede estar en este predio con una secretaría de DD HH ejerciendo sus funciones porque estuvo Néstor Kirchner, quien decidió que este predio se entregue a los organismos. 

-¿Qué le dijo Avruj al respecto?

-Nada. En su momento le dije que estoy en la vereda opuesta, que no me voy a disfrazar de otra cosa pero que yo acá venía a llevar adelante el rol que me habían dado los organismos: resguardar el archivo. Pero desde el gobierno no lo toleran. Y no es por mi figura: no aceptaron que otra persona fuese elegida por los organismos. Evidentemente no pasa por mí.

-¿Tratará de resistir en el cargo?

-Creo que podemos, por lo menos, hacerles entender que se puede negociar para que cambien su percepción de que los organismos son como una ONG que no tiene peso para opinar sobre el nombramiento de un funcionario en el área de los derechos humanos. Que no reconozcan a los organismos como pilar fundacional de la política de DD HH de un Estado preocupa mucho.

-La presidenta de Abuelas, Estela Carlotto, manifestó estar muy preocupada por lo que pueda pasar.

-Y sí, no es para menos. El proyecto político de derecha que nos gobierna podría haber manifestado alguna acción concreta sobre su política de Derechos Humanos. Y no lo hizo ni a lo largo de su campaña in ahora. Lo único que dicen es que no se van a entrometer en los juicios. Macri siendo jefe de Gobierno jamás convocó a las Abuelas. No las conoce personalmente. Eso lo dice todo. Tenemos que estar preocupados y alertas.

-¿Qué significa para usted trabajar en este edificio que funcionó como ex CCD?

-Más que trabajo es un compromiso con nuestro pasado. Este lugar para mí significa un compromiso importantísimo. Desde el primer momento que asumí le abrí las puertas a los organismos, la idea fue que ellos sean parte constructiva de este lugar. Da bronca que puedan poner a otra persona que tenga otro compromiso. Pero somos respetuosos de la democracia. Ellos ganaron y tienen la manija de conducir el país. Nosotros haremos todo el esfuerzo para demostrar que en un montón de cuestiones se están equivocando. El no tener en cuenta a los organismos de Derechos Humanos en la construcción de este espacio es terrible. Es un error gravísimo que no toleramos.