La ciudad rionegrina de Bariloche se prepara para recibir la visita del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, que se hospedará, junto a su familia, en el lujoso hotel y resort Llao Llao.

El mandatario norteamericano, que arribará mañana, podrá optar por la suite presidencial en el ala antigua de edificio con vista al lago Nahuel Huapi o la modernidad que ofrece la suite Royal, al pie del Lago Moreno.

La suite presidencial del ala Bustillo cuenta con alrededor de 160 metros cuadrados. Según describe el sitio web del prestigioso albergue, posee “un señorial estar con hogar a leña, salón comedor para 12 personas, kitchenette y toilette. Exquisita decoración en el amplio dormitorio con vestidor, jacuzzi doble y ducha escocesa en la sala de baño". Entre los datos llamativos, se destaca que la habitación no cuenta con aire acondicionado.

Obama no es el primer visitante destacado que recibe el hotel: allí durmió Dwight Eisenhower en 1960, como atestiguan las fotografías que aún cuelgan en la escalera principal del hotel. Años después, en 1997, Bill y Hillary Clinton, se hospedaron en Llao Llao.

“Aquí las paredes respiran historia, este hotel tiene mística. Tenemos familias enteras que vienen todos los años desde Europa a pasar un mes. Se traslada de padres a hijos”, resume Myrna Alfonso, gerente del resort, que lleva 23 años trabajando en el lugar.