El ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva pidió a los movimientos sociales y a los partidos de izquierda que estén en movilización permanente y ganen las calles el día de la votación en el Congreso del juicio político a la presidenta Dilma Rousseff.

"Tenemos que convocar ya, el día que sea puesto en votación el juicio político a Dilma tenemos que estar en las calles de este país, porque la oposición está preparando trampas de todo tipo; no vamos a permitir que la Constitución sea rasgada", dijo el líder del Partido de los Trabajadores (PT) gobernante en un acto en el Sindicato de Metalúrgicos en el municipio Sao Bernardo do Campo, en el Gran San Pablo.

En un acto organizado para repudiar "el golpe de estado en marcha por parte de la oposición", Lula acusó a los medios de comunicación y a los empresarios de la Federación de Industrias del Estado San Pablo (Fiesp) de promover el "odio contra los trabajadores".

"Tenemos que ir a las calles a defender el mandato de Dilma, los medios quieren desinformar, crean odio todo el día y después dicen que nosotros sembramos la discordia; ellos deben saber que si pierden la elección deben respetar al que ganó las elecciones; yo perdí tres presidenciales", dijo Lula.

La convocatoria para la movilización fue realizada ante dirigentes del sindicato de metalúrgicos, la Central Unica de Trabajadores (CUT) y el Movimiento de campesinos Sin Tierra (MST).

La votación en la Cámara de Diputados por el juicio político podría ocurrir entre el 15 y el 18 de este mes

Lula viajará mañana a Brasilia para mantener reuniones políticas con el fin de reunir votos de diputados y evitar que la oposición logre dos tercios en la cámara baja para aprobar el juicio político.

El jueves el Supremo Tribunal Federal (STF, corte suprema) debe decidir si autoriza la asunción de Lula como jefe del gabinete de ministros.