Tras el acuerdo entre el gobierno argentino y los fondos buitre, hoy comenzó el pago del Estado a los bonistas que no habían reestructurado su deuda, conocidos como holdouts.

“Cautelar levantada. Basta de ataduras. Basta de cepos. #ChauDefault Arranca una nueva etapa. Los argentinos, listos para emprender y crecer”, celebró el ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat Gay, en su cuenta de Twitter.

El pago se va a dividir entre US$ 6200 millones que se pagarán en forma directa por una transferencia bancaria a quienes firmaron un acuerdo con el Gobierno antes del 29 de febrero y otros US$ 3100 millones se girarán a un fideicomiso en el Bank of New York, para aquellos que acordaron después de esa fecha. Uno de los abogados que representa a la Argentina en Nueva York, Michael Paskin, comunicó al juzgado de Thomas Griesa el cumplimiento de esta condición, para que el magistrado cumpla con el levantamiento de las medidas cautelares que impedía que Argentina les pagara a los bonistas que entraron a los canjes 2005-2010, los también llamados holdin.

"Respetuosamente solicitamos a este tribunal que entre una orden que confirme que, como resultado del cumplimiento de las dos condiciones precedentes, las medidas cautelares han sido levantadas", escribió el abogado en su presentación al juzgado distrital de Nueva York que entiende en la causa.

La carta recuerda que la Argentina ya cumplió con las dos condiciones pactadas con Griesa: derogar la ley cerrojo y la ley de pago soberano, aprobar los acuerdos con los holdouts, y pagarles.