Por la igualdad de acceso a la cultura
Por la igualdad de acceso a la cultura

Creo que los derechos culturales son una necesidad básica como el alimento y el abrigo, un aspecto fundamental en la constitución de los seres humanos que hacen a su dignidad como así también al desarrollo de una ciudad plural, abierta y sostenible.

Desde esa perspectiva trabajamos nuestras iniciativas políticas por eso el proyecto de ley recientemente presentado para crear un Bono Cultural tiene como objetivo garantizar el acceso, en forma total o parcialmente gratuita, de las personas de menores recursos a productos, bienes o servicios culturales como representaciones de artes escénicas, conciertos de música, obras audiovisuales y cinematográficas, ediciones literarias y fonográficas, exposiciones de artes visuales, actividades relacionadas con el patrimonio histórico y museos o cualquier otra manifestación de interés artístico y cultural que se desarrolle en la Ciudad de Buenos Aires.

El Bono Cultural es un talonario de carácter personal e intransferible que será otorgado a personas mayores de 13 años cuyas condiciones económicas lo ameriten, la mayoría son beneficiarios de programas sociales como Ciudadanía Porteña, Ticket Social, Cobertura Porteña de Salud, Programa Adolescencia. También para los beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo, de la Asignación por Embarazo, del Programa Jefas y jefes de Hogar y del seguro de desempleo, para el personal del trabajo doméstico, para personas cuyos ingresos familiares mensuales sean inferiores al monto de la canasta alimentaria y para trabajadores que acrediten cobrar el salario mínimo. Además lo obtendrían todos los alumnos secundarios de escuelas públicas que vivan en Buenos Aires.

Esta iniciativa democratiza el acceso a la cultura de los sectores de menores ingresos, promueve la identidad y desarrollo cultural, incentiva a la iniciación cultural y propone apreciar el patrimonio histórico y cultural de la Ciudad.

Toni Puig, especialista catalán en gestión cultural y marketing urbano cree que “Estamos en un fascinante cambio de civilización: la cultura ahora es fundamental porque transmuta conciencias y las abre, crea colaboración y no tiene miedo al futuro. Innova. No cree en imposibles: los alcanza”. (Puig, Ciudades de cultura ética procomún, Barcelona 2013)

Por eso en sintonía con esta visión nuestro proyecto no sólo estimula el hábito del consumo cultural -la experiencia en el hecho cultural contribuye al desarrollo integral de la persona- sino que brinda una base de igualdad al acceso del derecho a la cultura.

Hoy existen en la ciudad programas sociales y educativos tendientes a contribuir con el desarrollo de estas personas, pero no existe un programa cultural que fomente su inclusión. Si bien Buenos Aires cuenta con gran cantidad de espectáculos y actividades gratuitas, no alcanza para garantizar la igualdad en el acceso a los bienes culturales para todos los sectores, por las características de la infraestructura cultural de la Ciudad y por el costo de los eventos culturales.

Proponer un acceso igualitario a la cultura implica también fortalecer la libertad de elección de las personas respecto de las manifestaciones artísticas y culturales existentes. Los beneficiarios del Bono Cultural dejan de ser meros espectadores pasivos porque podrán acceder a aquellos eventos culturales de su interés, es decir, elegir en qué espectáculos o actividad usarlo.

Experiencias similares han sido exitosas como el Vale Cultura en Brasil y el Bono Cultural en Andalucía. En nuestro país, la provincia de Santa Fe ha puesto en marcha un proyecto similar: una iniciativa público-privada que permitirá a los nacidos y criados en esa provincia, de entre 18 y 29 años, acceder a beneficios varios en materia de servicios turísticos y bienes culturales en toda la provincia.
Como dice Toni Puig: “La cultura es ética abierta para impulsar ciudad común ( . . .) Porque la cultura siempre implica, hace cotidiana la comprensión y la responsabilidad, la solidaridad y la opción por la ecología, la igualdad y el amor, la reconciliación y la bondad, la cooperación y la diferencia, la sensibilidad y la no dominación. La cultura es una apuesta, siempre, a medio y largo plazo, desde el talento y la pasión por la vida”.

La cultura es el derecho de las personas a expresarse libremente, a determinar su identidad, desarrollar y ejercer sus capacidades creativas como así también acceder al patrimonio y el conocimiento al mismo tiempo que participan activamente dentro de su construcción cotidiana.

El Bono Cultural es parte de una visión política a largo plazo que integra a diferentes actores culturales y fomenta la inclusión de los sectores más desfavorecidos de la población.

El autor es legislador porteño de la Coalición Cívica - ARI