Vemos aparecer con frecuencia en las redes sociales la foto en blanco y negro de un joven Néstor Kirchner con un grupo de personas. Una de ellas luce uniforme militar de combate. Se trata de Oscar Guerrero, en ese entonces comandante de la Brigada Mecanizada XI Brigadier General Juan Manuel de Rosas, con base en Río Gallegos, provincia de Santa Cruz. Junto con la foto, la consabida frase: "Años antes de vendernos el relato de los Derechos Humanos, Kirchner fue cómplice de la dictadura".

Hoy, a seis años de su partida, es un buen momento para contar cuándo y por qué fue tomada esa foto, algo que sus difusores no dicen, ya sea porque no lo saben o porque no quieren. La imagen es del 6 de abril de 1982. Ese día, representantes de las fuerzas políticas y sociales de la capital provincial se reunieron para manifestar su apoyo a la recuperación de las islas Malvinas, que se había producido cuatro días antes. La foto corresponde a ese encuentro.

Un día después, el 7 de abril, Mario Benjamín Menéndez juraba como gobernador de las islas Malvinas, Georgias y Sandwich del Sur. Al acto en Puerto Argentino asistieron figuras políticas de todos los partidos. Entre ellos podemos mencionar a los radicales Carlos Contín, Miguel Ángel Zavala Ortíz y Luis León, los peronistas Deolindo Felipe Bittel, Ángel Federico Robledo y Carlos Saúl Menem, el socialista Guillermo Estévez Boero, el democristiano Carlos Auyero y el intransigente Oscar Alende.

¿La presencia de todos ellos en esa ceremonia los califica también de cómplices de la dictadura? Se podría decir, si pensamos que no debería haber estado allí, que se equivocaron. que todos estos experimentados dirigentes cometieron un error. ¿Con qué criterio entonces podemos juzgar a un novato como Néstor Kirchner, que jamás había ocupado un cargo político ni partidario, por haber hecho exactamente lo mismo?