Por primera vez, el presidente norteamericano, Barack Obama y su sucesor Donald Trump, se reunieron hoy en la Casa Blanca, en un encuentro que se extendió durante más de una hora y media en el Salón Oval y que marcó el inicio del traspaso de mando.

Obama calificó de "excelente" el encuentro, se comprometió a "garantizar el traspaso de mando" y le ofreció "trabajar en conjunto en los próximos dos meses". Por el otro lado, Trump volvió a mostrarse llamativamente moderado y con una imagen muy distinta a la que brindó en la campaña. El magnate aseguró que le pedirá "consejos" al mandatario y adelantó que hablaron de "un montón de situaciones, algunas lindas, otras controversiales".

La reunión comenzó sobre las 11.00 hora local (13 hora argentina) y representa el principio del traspaso de poderes entre Obama y Trump, quien anticipó durante su campaña que buscará acabar con el legado del actual mandatario en inmigración, derogar su reforma de Salud y romper el acuerdo nuclear multilateral logrado con Irán en julio de 2015.

Obama y Trump

El presidente electo salió de su hogar, el edificio Trump Tower, en Manhattan, el centro de Nueva York, a la mañana, aterrizó en Washington en su avión privado y llegó a la Casa Blanca a través del Jardín Sur, que no es accesible a las cámaras de televisión.
Después del triunfo en las elecciones del martes pasado, Trump mantuvo reuniones privadas con su asesores más cercanos, llamó a su familia, a sus seguidores y conversó con su compañero de fórmula, Mike Pence, que se convertirá en el nuevo vicepresidente y en la persona encargada de asumir el mando si el presidente dimite o muere.

Este es el primer encuentro en persona entre Trump y Obama después de las elecciones, aunque ya hablaron por teléfono en la madrugada del miércoles, luego que se conociera que la tendencia era irreversible.

También estaba prevista una reunión entre la esposa de Trump, Melania, y la primera dama, Michelle Obama, reticente al primer plano de la política pero que tomó las elecciones de una manera "personal" y defendió con fuerza a la candidata demócrata, Hillary Clinton.

También hoy en la Casa Blanca, está previsto que se reúnan un poco más tarde, el vicepresidente de Estados Unidos, Joseph Biden, y su sucesor, Pence, que ya hablaron ayer por teléfono.

En la calle Pensilvania, que se encuentra enfrente de la Casa Blanca, ya están comenzando a montarse las tradicionales gradas desde las que los ciudadanos contemplan la salida del antiguo presidente y la entrada del nuevo en la mansión presidencial el día de la investidura presidencial el 20 de enero.