Un total de 15 personas, entre ellas un menor de edad, fueron detenidas ayer durante la manifestación -de 800.000 personas según los convocantes, y 40.000 según el gobierno- que tuvo lugar en Madrid, España, contra los recortes aprobados por el gobierno del presidente, Mariano Rajoy.

Si bien inicialmente el número de detenidos fue de siete, fuentes de la Jefatura de Policía de Madrid indicó que finalmente son 15 las personas detenidas. Todos ellos está acusados de desórdenes públicos, atentado contra la autoridad, resistencia y desobediencia.

Los servicios sanitarios atendieron a 39 personas que sufrieron golpes o contusiones, seis de las cuales fueron trasladadas a centros hospitalarios madrileños, indicó un portavoz de Emergencias Madrid.

Los momentos de máxima tensión se registraron en las proximidades del Congreso de los Diputados, adonde se trasladó un gran número de manifestantes, una vez que se dio por concluida la marcha contra los recortes en la Puerta del Sol.

Los agentes de la unidad antidisturbios que protegían el Congreso custodiado con un fuerte dispositivo policial, cargaron contra los manifestantes cuando estos trataron de saltar las vallas que rodean el edificio, y los dispersaron por las calles aledañas.

Miles de madrileños salieron ayer a la calle convocados por los sindicatos y organizaciones sociales para protestar contra los últimos ajustes del gobierno y como en otras ocasiones, la marcha transcurrió entre gritos de huelga general, pero se multiplicaron los cánticos y la pancartas de crítica a la clase política y a los bancos, según despacho de Europa Press.

Bien entrada ya la madrugada del viernes español, miles de personas continuaban ocupando las principales calles de Madrid en rechazo al durísimo ajuste aprobado hoy por el Congreso de Diputados y, de acuerdo a la información oficial, hubo siete detenidos en incidentes.

Por su parte, los sindicatos de empleados públicos no descartaron una huelga general en toda España "pues las medidas que ha adoptado el Gobierno, a diferencia de lo que ocurrió en mayo de 2012, trascienden a todos los sectores productivos", informó la agencia Europa Press.

Del total de arrestados, 6 fueron trasladados a las dependencias policiales y el séptimo fue internado -en calidad de detenido- en la Clínica Moncloa. Según fuentes policiales, todos fueron detenidos por desórdenes públicos, atentado contra la autoridad, resistencia y desobediencia.

Asimismo, los servicios sanitarios atendieron a 26 personas, 7 de las cuales -5 manifestantes y 2 policías- fueron trasladadas a centros hospitalarios, indicó un portavoz de Emergencias Madrid.

Cientos de miles de personas tomaron las calles en unas 80 ciudades de España en la primera gran manifestación nacional contra el más reciente ajuste del gobierno de Mariano Rajoy.

Los manifestantes desbordaron el centro de Madrid y Barcelona en respuesta a la convocatoria de las grandes centrales sindicales Comisiones Obreras (CCOO) y Unión General de Trabajadores (UGT), también apoyada por organizaciones sociales, otros gremios y el movimiento de los "indignados", en una muestra inédita de unidad.

El paquete de recortes aprobado ayer en el Parlamento incluye el aumento del IVA, la reducción del salario de los funcionarios y la bajada de las prestaciones por desempleos. El gobierno insiste en que los recortes son necesarios porque las arcas públicas no tienen dinero y para evitar la intervención total del país.

Entre las consignas de los manifestantes se escucharon varias contra el presidente, Mariano Rajoy, contra el Gobierno en general y entre las muchas pancartas se puede leer "Si no hay pan para el pobre, no habrá paz para el rico".

Los convocantes, los sindicatos Unión general de trabajadores (UGT) y Comisiones Obreras (CCOO), exigen al gobierno una rectificación ante "el golpe de Estado antisocial que supone el tijeretazo de Rajoy".

Los sindicatos se plantean la posibilidad de convocar una huelga general para final de año, que sería la segunda en 2012 después de la celebrada el 29 de marzo en contra de los recortes del gobierno.

La manifestación de ayer, convocada bajo el lema `Quieren arruinar el país. Hay que impedirlo. Somos más`, contó también con la presencia de representantes del Partido Socialista Obrero Español (PSOE). Alrededor de 1.000 asociaciones civiles apoyaron más de 80 manifestaciones convocadas en toda España.