Las lágrimas de Obama

El emotivo último discurso del presidente Barack Obama en la Casa Blanca incluyó las previsibles lágrimas de la despedida. Frente a una pequeña platea que contó con Michelle y sus hijas Malia y Sasha, el hombre que ejercerá el poder hasta el 20 de este mes dijo que su esposa fue también su "mejor amiga".

"Asumiste un rol que no te fue pedido y lo hiciste con gracia y estilo y buen humor", apuntó Obama mientras se secaba las lágrimas. "Hiciste que la Casa Blanca fuera un lugar abierto a todos. Me has hecho sentir orgulloso y has hecho sentir orgulloso a este país", agregó.

El saliente presidente más poderoso del mundo también le dedicó palabras a sus hijas: "Se han convertidos en dos mujeres sorprendentes, amables y llenas de pasión. Llevaron la carga de estar años delante de las cámaras, me siento orgulloso", apuntó emocionado.