Coimas: una denuncia internacional vincula al jefe de la AFI con el escándalo de Odebrecht
Coimas: una denuncia internacional vincula al jefe de la AFI con el escándalo de Odebrecht

Según una denuncia publicada hoy en el diario La Nación, el operador financiero y cambiario brasileño Leonardo Meirelles, condenado en su país en el marco de la investigación conocida como Lava Jato, transfirió más de medio millón de dólares a una cuenta del actual titular de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), Gustavo Arribas.

Según la nota del matutino, el envío de ese dinero se realizó en cinco pagos que comenzaron llamativamente un día después de que se reactivara el contrato para el soterramiento del tren Sarmiento para el gigante brasileño Odebrecht, en el mes de septiembre de 2013.

La evidencia surge de los registros de transferencias bancarias que integran la investigación sobre Lava Jato en Brasil. La Nación, de Argentina, accedió a esa documentación porque forma parte de un proyecto periodístico colaborativo liderado por el equipo peruano IDL Reporteros.

Meirelles se encuentra actualmente bajo el régimen de la "delación premiada". Luego de acogerse a ese sistema, aportó documentación sobre miles de transferencias que hizo para Odebrecht y otras empresas brasileñas.

En el caso de Arribas, Meirelles transfirió un total de US$ 594.518 mediante cinco giros a una cuenta en Suiza del ahora funcionario argentino entre el 25 y 27 de septiembre de 2013. Lo hizo desde una cuenta bancaria en Hong Kong que el operador brasileño controlaba a través de la empresa RFY Import & Export Limited, que la justicia de su país ya calificó como "empresa de fachada", destinada al pago de coimas, lavado de activos y evasión.

Si bien el titular de la AFI se encuentra de vacaciones -precisamente en Brasil- La Nación contactó a algunos de sus colaboradores, que solo reconocieron una de las cinco transferencias, por US$ 70.495, y la relacionaron con la venta de un inmueble en San Pablo.

Ya antes de ser funcionario, Arribas fue muy cuestionado en diversos casos de transferencias de futbolistas, un negocio que lo tuvo involucrado en ventas polémicas como las de Diego Garay al Racing de Estrasburgo, de Tevez al Corinthians y de Jonathan Calleri a un grupo inversor.