Cerca de 2 mil personas se congregaron este sábado a la tarde en Lomas del Mirador, en reclamo de justicia a pocos días de cumplirse 8 años de la desaparición (y posterior muerte) de Luciano Arruga, ocurrida durante la madrugada del 31 de enero de 2009.

Previo al hecho, Arruga se había negado al pedido de policías del destacamento de Lomas del Mirador, quienes lo instaron a robar para ellos. Tras esa situación y numerosos hostigamientos en la vía pública, fue secuestrado y torturado en la comisaría en 2008. El 31 de enero del año siguiente desapareció (con el tiempo se supo que, otra vez, fue detenido y torturado en la misma seccional).

Esa noche, sin que sus conocidos lo hayan vuelto a ver desde su desaparición, fue atropellado en una circunstancia extraña en el cruce de Avenida General Paz y Emilio Castro, vestido con ropa que no le pertenecía. Fue trasladado al Hospital Santojanni, operado y falleció al día siguiente. A pesar que la familia estuvo en el nosocomio en ese momento, no le permitieron verlo.

Tras una larga investigación del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) y la familia, Luciano fue encontrado en 2014, enterrado como NN. Al momento de su muerte tenía 16 años.

Por la mañana, el colectivo La Poderosa realizó un torneo de fútbol en seis canchas improvisadas sobre la Avenida Del Libertador, frente a la ex ESMA, en reclamo de justicia.