Despedida al docente que echaron por hacer paro

Matías Malfate fue cesanteado junto a otros docentes presuntamente por haber adherido a las medidas de fuerza en reclamo por los salarios docentes. Uno de ellos se desempeñó durante 18 años en el Instituto del Rosario y sostiene que es un intento por cambiar su convicción política.

Malfante se presentó junto a autoridades del Ministerio de Trabajo en el Instituto del Rosario de Villa María, Córdoba. Si bien inicialmente no los dejaban ingresar, pudieron reunirse con los directivos de la escuela.

Matías Malfante, profesor de educación física, explicó que “recién tengo la comunicación oficial que estoy separado del cargo de docente del Instituto del Rosario”. El telegrama de despido no invoca causa y según explicó el docente “tuvimos reunión con el Ministerio de Trabajo, Sadop y gente de la institución donde corroboran eso, que no hay motivo, no dan ninguna causa por la cual yo quedo separado de la institución”.

“Si tengo que buscarle alguna situación, -explicó Malfante- porque en estos 18 años uno ha trabajado siempre, he cumplido con todo lo que se me ha solicitado, uno puede buscar las causa solamente en eso. En que yo este último tiempo adherí a las medidas de fuerza, he tratado de luchar siempre, pero no solo ahora, hace años que cuando ha habido medidas de fuerza yo he tratado de estar en la lucha y acompañar a los compañeros”, dijo consultado por el portal VillaMaríaYa!

“Si bien el discurso de la patronal es que hay libertad, es lo que me habían dicho a mi y terminé lamentablemente fuera de la institución”, agregó.

Según el docente cesanteado, presionan a los docentes con distintos métodos y a eso atribuye él el cambio en la adhesión a los paros, que fue alta en el primer llamado y “en la segunda medida de fuerza no la hizo más nadie y eso deja a las claras que paso en esa semana post los primeros paros”.

Matías quiere volver a su puesto y argumenta que está satisfecho con su labor allí. “De mi parte al estar tranquilo y conforme con lo que siempre di en la institución, lo que uno quiere es volver a trabajar, porque no hay nada negativo de mi parte y menos por el amor que tengo por mi profesión y por los niños de la escuela”.

Una muestra de ello fueron las numerosas muestras de apoyo y mensajes de acompañamiento que recibió en estas turbulentas horas. “Fue algo maravilloso, nunca creí que iba a ser tanto, tanta gente, tantos mensajes de cariño, de apoyo, de los niños, de los padres, de los docentes, de los amigos y la sociedad general. Ahora tengo la suerte que han venido mis padres de Santa Fe que han viajado justamente para estar conmigo porque ahora a las 12 hay una movilización frente al colegio”.

Sobre la continuidad del conflicto, no puede adelantar nada. “Voy a hacer lo que me digan los abogados que saben manejar estas cosa, ya esta en conocimiento el Ministerio de Trabajo, por ahora esperar lo que va a pasar y esperando que la sociedad y la gente no me dejen solo”.

Consultado sobre si él cree que esta medida es un intento de hacer cambiar sus convicciones políticas es tajante: “si, totalmente”, “se me citó a reuniones donde se me hablaban de cosas netamente personales que yo nunca jamas en la vida dentro de la institución hice algún comentario político ni nada, porque yo sabia que los niños no tienen nada que ver. Solamente si expresé tratar de defender la lucha por la paritaria, por los sueldos docentes y demás, y lo voy a seguir haciendo esté o no esté en una institución porque creo que es justo”, concluyó.