Foto Twitter
Foto Twitter

Darío Gastón Badaracco fue apresado gracias a la información de una vecina que lo reconoció y dio aviso a la policía. Lo encontraron en un inmueble ubicado en el Bajo Flores, en la esquina de Cobo y Curapaligüe. El detenido es el principal sospechoso de haber cometido el crimen de Araceli Fulles, y se encotraba prófugo de la Justicia desde el día ayer.

Badaracco, de 29 años, ya había declarado en la causa y se sospecha que huyó de su domicilio minutos antes de que su propiedad fuera allanada por fuerzas de seguridad, que finalmente encontraron el cuerpo de la joven desaparecida. 

La vivienda se encuentra en la calle Alfonsina Storni 4477, a siete cuadras de la villa 9 de Julio, donde Fulles fue vista por última vez.

El hombre, que fue dejado en libertad tras declarar cuatro veces por la misma causa, tiene cuatro causas penales por distintos casos.

Las fuentes policiales señalaron a Télam que cuando esta tarde volvieron a inspeccionar el inmueble encontraron debajo de unos escombros una pierna humana, por lo que los peritos de Policía Científica y personal de Bomberos Voluntarios de Punta Alta continuaban con las diligencias. Allí comenzó el relato de horror que culminó con la identificación de Araceli gracias a un tatuaje.