La denuncia del fallecido fiscal Alberto Nisman contra la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner pasó hoy a manos del juez federal Claudio Bonadio.

El titular del tribunal de apelaciones, Martín Irurzun, tomó la decisión al resolver sobre un conflicto de competencias planteado luego de que Bonadio le pidiera a su par Ariel Lijo que se apartara de la investigación de la denuncia de Nisman porque él tenía con anterioridad un expediente conexo en su juzgado.

El camarista Irurzun entendió que el pedido de Bonadio era correcto y, a pesar de la oposición inicial del juez Lijo, ordenó que se apartara de la causa contra la ex presidenta por presunto encubrimiento de los imputados iraníes por el atentado contra la AMIA.

"Los magistrados contendientes concuerdan en que las actuaciones son conexas, aunque se atribuyen ambos la competencia", sostuvo Irurzun en su fallo.

"Lo cierto es que la intervención del titular del Juzgado Federal 4 (Lijo) se efectivizó recién al momento del apartamiento de su colega a cargo del Juzgado 3 (Daniel Rafecas) del fuero y, por lo tanto, en forma claramente posterior a su contendiente en esta incidencia (Bonadio)", remarcó el titular de la Cámara Federal porteña en su resolución.

Se trata de la causa basada en la denuncia presentada en enero del 2015 por el entonces titular de la UFI-Amia, el fiscal Alberto Nisman, cuatro días antes de aparecer muerto de un balazo en la cabeza en el baño de su departamento de Puerto Madero.