La recesión sigue golpeando y con ella vuelven a pagar la cuenta los trabajadores. 600 personas se habrían quedado sin empleo este mismo domingo por el cierre de una planta de la multinacional alimenticia Pepsico ubicada en la localidad bonaerense de Florida.

Los empleados se encontraron con la novedad cuando fueron a la planta, en cuya puerta un cartel indicaba que el personal quedaba "transitoriamente liberado de prestar servicios”, aunque aclarando que lo hacían "manteniendo el goce de haberes”.

Asimismo,un nutrido grupo de Gendarmería se encuentra en el lugar tras una denuncia de la empresa, a su vez apoyada por el sindicato. Sobre esto, delegados de izquierda acusaron al sindicato de connivencia.

Según publicó el portal SMnoticias, la producción será trasladada a Mar del Plata. Los gremios y delegados serán recibidos por funcionarios en el Ministerio de Trabajo.