El juez Gaston Mercau dictó, fuera del plazo establecido por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH,) la prisión domiciliaria para Milagro Sala. La polémica llegó al conocerse que el lugar al que debe ser trasladada la diputada del Parlasur fue saqueado y el gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, le tiró más leña al fuego desde su cuenta de Twitter.



“No comparto la resolución de CIDH y del juez de privilegiar a Milagro Sala con prisión preventiva en su mansión. Es una gran injusticia”, declaró Morales.

Mientras tanto, la abogada de Sala, Elizabeth Gómez Alcorta, denunció que el lugar “no tiene luz, agua, ni sanitarios”.



“Nos informaron a los abogados que no la mandan a la casa porque ‘hay que hacer algunas modificaciones’, pero la mandan a un lugar donde no puede ni lavarse las manos”, agregó. De todos modos, reveló: “La vamos a llevar ahí porque no les vamos a regalar ni un sólo día de cárcel de Milagro”.

Noticias relacionadas