En un error que podría ser fatídico, el gobierno nacional comunicó la iniciativa de construir hogares "de protección integral para mujeres víctimas de violencia de género". Claro que, a la loable acción, se le sumó el imperdonable error de difundir las direcciones donde esas mismas víctimas irían a vivir.

Ocurrió en un comunicado oficial de Presidencia de la Nación, que rezaba que la construcción se realizará "en los municipios bonaerenses de La Plata, Morón y Quilmes, con un inversión de más de 46 millones de pesos".

"Los hogares, que forman parte del Plan Nacional para la Prevención, Asistencia y Erradicación de la Violencia contra las Mujeres, serán el espacio de residencia temporal para las víctimas de violencia de género y sus hijos, donde podrán obtener formación y trabajar en la reincorporación a la vida social"; dice el texto. Y hasta aquí todo en orden. 

El problema llegó en el párrafo siguiente, donde al dato de las inversiones que hará el Gobierno en cada localidad le siguió la dirección de cada uno de los hogares.

Luego el comunicado continúa con más información sobre el caso, como que "las obras incluirán modificaciones en el espacio exterior para asegurar senderos seguros y acceso a servicios de transporte público, plazas, salud y educación".

Minutos después de ese malogrado mensaje, llegó la aclaración a los medios de prensa. "Atención Editores, Productores y Periodistas. Repetimos el material sobre los hogares para víctimas de violencia de género, suprimiendo las ubicaciones por razones de seguridad para las personas que allí reciben asistencia".