En una decisión rayana entre lo insólito y lo indignante, esta mañana estaban previstas las elecciones para delegados sindicales de trabajadores del Estado de la Casa Rosada.

El Gobierno impidió llevar a cabo el acto eleccionario y democrático dentro del edificio de Casa Rosada. Fue por orden del Ministerio de Modernización, que encabeza Andrés Ibarra. Fue allí cuando el gremio (ATE) debió improvisar un cuarto oscuro en plena calle para poder cumplir con el derecho sindical. 
El secretario de ATE Capital, Luciano Fernández dijo que "debían realizar una elección de delegados y delegadas del sector" y que "por decisión del Gobierno Nacional no autorizaron el ingreso de la urna y lamentablemente tenemos que realizar la elección en la calle".